23 de marzo de 2013

La numeración egipcia

La numeración egipcia, y por ende, los números egipcios fueron un apartado importante dentro de la historia del antiguo reinado faraónico. Lejos de parecerse a los gráficos que representan los números que nosotros conocemos, los números egipcios eran representados con diversos ideogramas.

El sistema de numeración egipcio representaba números que abarcaban desde el uno hasta millones, apareciendo en los inicios de la escritura jeroglífica. 

Tres milenios antes de la era de Cristo, los egipcios ya contaban con el primer sistema desarrollado de numeración con base 10. Este permitía el uso de grandes números, describiendo también pequeñas cantidades en forma de fracciones unitarias, llamadas las fracciones del Ojo de Horus. Pero a pesar de este gran desarrollo dentro de la escritura numérica, la misma apenas fue empleada en la vida diaria de los egipcios. Esto se debe a que la mayor parte de los textos administrativos se encontraban escritos en papiro o en ostraca en lugar de tallarse en piedra, y la gran mayoría de los textos que empleaban el sistema numeral egipcio utilizaban la notación hierática.

Para la notación hierática era utilizado un sistema numérico diferente, en el cual se utilizaban signos para los números del 1 al 9, repitiéndose según las decenas, centenas y millares. La orientación para su escritura era indistinta: se podían escribir de izquierda a derecha, al revés o de arriba abajo, modificando la orientación de las figuras según el caso. Muchas veces esta disposición numérica variaba para lograr una mayor armonía estética, y solían ir acompañados de los jeroglíficos correspondientes al tipo de objeto cuyo número indicaban.


Según los antiguos griegos,los egipcios dominaban las matemáticas avanzadas. De hecho,a ellos se les atribuyen las bases de las actuales. Efectivamente,los egipcios utilizaban un sistema de transcripción de números cardinales y ordinales. El de números enteros se basaba en un sistema decimal.Por ejemplo, el número 1 se escribía con una simple línea vertical, y para el 9 dibujaban nueve líneas.

Se utilizaba el mismo método para los símbolos del 10,que se escribía por tanto tres veces para referirse al treinta y así sucesivamente para los casos del 100, del 1.000, del 10.000 y del 100.000. A partir de lo que muestran los jeroglíficos, los nombres de los números eran: ua (1), senu (2), jemet (3), fedu (4), diu (5), seresu (6),sejef (7), jemenu (8), pesedyu (9), medyu (10), dyebati (20), maba (30), jem (40), diiu (50), seresiu (60), sefejiu (70), jemeniu (80), pesedyiu (90),shet (100), ja (1.000), dyeba (10.000),jefen (100.000) y jej (1.000.000).

Por otro lado estos nombres casi nunca se escribían y para escribir las fechas eran muy utilizados los ordinales: tepi era el “primero”, del dos al nueve se añadía la desinencia “nu” al cardinal. Así, el tercero era “jemetnu” (jemet+nu). A partir del diez se ponía “mej” delante.

Estos signos fueron utilizados hasta la incorporación de Egipto al Imperio Romano y su uso quedó reservado a las inscripciones monumentales, otorgándoles un respiro a los escribas que comenzaron a utilizar la escritura hierática y demótica, métodos más simples y cómodos.


Fuente:
Revistea

1 comentarios:

Cayetano dijo...

Una civilización más avanzada de lo que algunos pueden sospechar. Hablar de Egipto siempre supone encontrarte con alguna sorpresa.
Un saludo.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.