19 de septiembre de 2014

Descubren en Israel un monumento más antiguo que Stonehenge y las pirámides


Un estudiante de doctorado de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Ido Wachtel, ha descubierto un monumento de piedra, en forma de media luna, que data de hace 5.000 años. Según señalan piezas de cerámica excavadas en la estructura, las fechas de su creación comprenden el 3050 y 2650 antes de Cristo, lo que significa que se construyó antes que las pirámides de Egipto o que el famoso Stonehenge del Reino Unido.

Situado a unos 13 kilómetros al noroeste del mar de Galilea, la enorme estructura tiene un volumen de unos 14.000 metros cúbicos y una longitud de unos 150 metros, por lo que es más largo que un campo de fútbol americano. Previamente, los arqueólogos pensaron que la estructura era parte de una muralla de la ciudad, pero los recientes trabajos llevados a cabo por Wachtel indican que no hay ciudad al lado de ella y que la estructura es un monumento permanente.

"Este sitio servía para marcar la posesión y hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales por una población rural local", ha explicado Wachtel, según recoge la publicación 'Live Science'. El investigador ha presentado los resultados en una presentación realizada recientemente en el Congreso Internacional sobre la Arqueología del Antiguo Próximo Oriente.

El autor ha destacado que la forma de media luna podría tener una importancia simbólica, ya que el satélite en su fase creciente es un símbolo de la antigua Mesopotamia, concretamente hace referencia al dios de la Luna. Del mismo modo, ha señalado que, una antigua ciudad llamada Bet Yerah (que se traduce como "casa del dios de la luna") se encuentra a sólo un día de camino desde el monumento hallado. A su juicio, el monumento pudo haber ayudado a marcar las fronteras de la ciudad.

Por el tamaño de la estructura, Wachtel estima que los días de trabajo invertido en la construcción es de entre 35.000 y 50.000, en el caso de la más alta. "Si la estimación más baja es correcta, significa que un equipo de 200 trabajadores antiguos habría necesitado más de cinco meses para la construcción del monumento, una tarea que sería difícil para las personas que dependían de los cultivos para su subsistencia", ha apuntado. El autor ha recordado que "la gente de esta época estaba obligada la mayor parte del año a trabajar en la agricultura".

Por otra parte, el equipo ha encontrado otras estructuras de roca no lejos del monumento. Una de ellas, llamada el-Hiri Rujum, tiene cuatro círculos con una roca más grande en su centro. La fecha de esta estructura es un tema de debate todavía. Otro monumento de piedra, un montículo gigante que pesa más de 60.000 toneladas, fue descubierto recientemente por debajo del agua del Mar de Galilea. Su fecha de construcción también es desconocida, pero al igual que la estructura en forma de media luna, se encuentra cerca de Bet Yerah.


Fuente:
www.antena3.com

15 de septiembre de 2014

Algunas curiosidades sobre los samurái

En el antiguo Japón, un grupo de temerarios guerreros tenían el rol de comandar la defensa de la nación y fueron tan efectivos en la práctica, que se convirtieron en una verdadera leyenda: los samurái.

Vamos a ver algunas curiosidades sobre ellos.


1. Eran bastante numerosos

En un principio, los samurái eran quienes defendían a la nobleza, pero con el tiempo se convirtieron en una clase social, una especie de élite de soldados por sobre el común. Se cree que, en el momento de mayor apogeo de estos guerreros, el 10% de los japoneses era samurái.


2. Podían ser de cualquier sexo y edad

Las mujeres y los niños también podrían ser parte de esta casta de guerreros valientes, aunque con diferentes roles. Las mujeres recibían entrenamiento en artes marciales y de ser necesario, también acudían al campo de batalla. Por su lado, los niños comenzaban su entrenamiento a temprana edad.


3. La homosexualidad era común entre los samurái

Las relaciones entre dos hombres samurái o entre un samurái y el joven que entrenaba, eran comunes y aceptadas. De hecho, se cuestionaba a un samurái si no mantenía relaciones sexuales con su aprendiz, ya que era parte importante de la formación del lazo. Esta practica, era conocida como wakashudo.


4. Los samurái probaban sus espadas en los cadáveres de sus enemigos

Era importante que la espada de un samurái fuera precisa y tuviese el filo necesario. Para probarlo, usaban un método poco tradicional. Colgaban el cadáver de un enemigo en un árbol y realizaban 16 cortes sistemáticos por sobre su cuerpo. En ocasiones, también se las probaba con criminales, vivos, claro.


5. El suicidio era honorable

Si un samurái caía en manos de un enemigo, se suicidaba realizando cortes paralelos sobre su estómago. Si éste perdía su honor o caía en desgracia, lo honorable era suicidarse. Esto se realizaba mediante una ceremonia en la que, primero comía su plato favorito y luego se le entregaba una daga.

El samurái, expresaba sus últimas palabras mediante un poema y luego se suicidaba. Otros podían asistirle cortándole la cabeza para acelerar el proceso. Suicidándose, podía volver a recuperar el honor perdido. El suicidio del samurái recibía el nombre de harakiri y lejos de la infamia, esta era una práctica sumamente noble.


6. Las armas del samurái

Los samurái utilizaban diferentes armas para el combate, siendo la katana la más importante y conocida. Asimismo, se armaban con espadas, lanzas y a partir del siglo XVI, utilizaban cañones gracias a la pólvora. A diferencia del resto de las armas, sólo un samurái podía usar una katana.


7. Existieron samurái occidentales

Si bien los samurái eran japoneses pertenecientes a un cuerpo de élite, unos cuantos hombres occidentales también ostentaron ese honor. Los europeos William Adams, Jan Joosten van Lodensteijn, Eugene Collache y Edward Schnell, fueron ungidos como samurái gracias su cooperación e influencia en la cultura bélica del Japón.


Fuente:
Ojocurioso


Más información:
Breve historia de los samuráis. Vincent Hawkins, Carol Gaskin. Nowtilus, 2004
National Geographic. Samuráis

11 de septiembre de 2014

11 de septiembre de 1714. Tricentenario

Ya antes de la muerte de Carlos II, en 1700, la diplomacia francesa se valió de todas sus argucias para conseguir del rey la designación del duque Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, como sucesor al trono de España. Las presiones sobre el rey en su lecho de muerte decidieron la designación del pretendiente francés en detrimento del archiduque Carlos de Austria, sobrino de la reina de España (Mariana de Neuburgo) e hijo del emperador austríaco Leopoldo I. Carlos contaba con el apoyo de los catalanes, de Inglaterra, de Holanda, de algunos estados alemanes, así como posteriormente de Portugal y de Saboya, coligados en la Gran Alianza contra el rey de Francia Luis XIV y contra el duque Felipe de Anjou. En un primer momento, ni la Generalitat de Cataluña ni la totalidad de los catalanes habían rechazado al Borbón, Felipe V, hasta que vieron amenazadas sus libertades a pesar de que el rey hubiese jurado respetarlas en las primeras Cortes celebradas en Barcelona en 1701.

La guerra abierta estalló en mayo de 1702. Los primeros enfrentamientos en territorio español se produjeron en las costas de Cádiz y Vigo por parte de la marina angloholandesa.

Felipe V
En Cataluña se acentuaba la oposición a Felipe V por las continuas vejaciones del rey y su virrey, Fernández de Velasco, también enfrentado a la Generalitat, defensora de las Constituciones de Cataluña. Estos hechos y las noticias sobre las actuaciones de la Gran Alianza provocaron el levantamiento en Cataluña a mediados de 1705. En junio, dos enviados catalanes firmaron el conocido Pacto de Génova con los representantes de la reina Ana de Inglaterra a favor del archiduque Carlos de Austria, a cambio de que la corona inglesa garantizara el respeto a las libertades y las Constituciones de Cataluña, fuera cual fuera el resultado del enfrentamiento bélico, porque Cataluña no llevaba a cabo una guerra dinástica, sino en defensa de sus derechos y libertades.

A finales de 1705 el archiduque Carlos de Austria entraba triunfante en Barcelona como rey Carlos III. En las Cortes catalanas que, por él convocadas, de inmediato se reunieron, juró respetar las Constituciones de los catalanes. Serían las últimas en la historia de la Corona catalano-aragonesa.

En la escena europea todo hacía pensar en una victoria aliada contra el absolutismo de Francia y España: en 1706 Felipe V asedió Barcelona, pero la resistencia catalana fue eficaz; tras su fracaso, tuvo que huir a Francia. Sin embargo, poco después conseguía dominar territorios importantes de la Confederación catalano-aragonesa: Valencia (1707) y Aragón (1708).

Un hecho inesperado cambió el curso de los acontecimientos: en abril de 1711 moría el emperador austríaco José I. Su hermano, el archiduque Carlos, heredaba la corona y salía de Barcelona rumbo a Viena. Ante el peligro de reconstitución de un gran imperio europeo si finalmente el trono de España caía en manos austríacas, las potencias aliadas no austríacas decidieron negociar la paz con Luis XIV y reconocer a Felipe V. A continuación se iniciaron las negociaciones que concluirían con el Tratado de Utrecht de 1713, que reconocía al Borbón como rey de España.

En marzo de 1713 las tropas de Felipe V iniciaban el asedio de Barcelona. Cataluña, reducida a las dos plazas fortificadas de Barcelona y Cardona, debía optar entre rendirse o continuar la lucha en defensa propia. A mediados de 1713 los brazos generales ­las Cortes sin el rey­ fueron convocados para tomar una decisión al respecto. Aunque los brazos militar y eclesiástico y los diputados de la Generalitat, ante la desproporción existente entre las fuerzas catalanas (ya sin el apoyo de las tropas de la Gran Alianza) y las de Felipe V, se inclinaran por la aceptación del rey Borbón, el brazo popular decidió la votación a favor de la resistencia. Ante tal decisión, la Generalitat hizo una llamada a la defensa de la ciudad.

El sitio fue iniciado por el duque de Berwick, general francés impuesto por Luis XIV a su nieto Felipe V. El general Antoni de Villarroel fue puesto al frente de las tropas catalanas. Cataluña veía en Felipe V la instauración definitiva del absolutismo y del centralismo en todos los territorios sometidos. Los testigos contemporáneos contemplaban el sitio de Barcelona como la agresión a un pueblo que había hecho de la libertad el fundamento de sus instituciones. Escritores de la época describen la defensa de Barcelona como un gesto heroico admirado en toda Europa.

Duque de Berwick
Entre el 12 y el 13 de agosto de 1714, la artillería bombardeó intensamente la muralla norte de Barcelona entre los baluartes de Portal Nou y de Santa Clara. Tras abrir dos brechas, las tropas borbónicas asaltaron ambas posiciones, siendo repelidas por los defensores. Berwick hizo a los defensores el 4 de septiembre la primera propuesta de capitulación. La respuesta de la ciudad fue que solo se rendirían si se conservaban sus fueros. El mariscal se negó y recrudeció los ataques el 10 de septiembre para obligar a capitular a los barceloneses.

El asedio continuó hasta que, en la madrugada del 11 de septiembre, el fuego de la artillería —concentrado entre los baluartes de Llevant y Portal Nou— abrió siete grandes brechas por las que entraron las tropas borbónicas. El Conseller en Cap (alcalde) Rafael Casanova, seguido de varias figuras de la nobleza y algunos ciudadanos armados, salió hacia el baluarte de Portal Nou para animar a los defensores, enarbolando la bandera de santa Eulàlia, patrona de Barcelona. Igualmente, representantes de la diputación salieron con la bandera de sant Jordi. A las seis de la mañana, Berwick dio un ultimátum: seis horas de reflexión tras las cuales se «pasaría a todos a cuchillo». A las tres de la tarde, cuando la ciudad todavía no había sido ocupada completamente, el general Villarroel inició las negociaciones de paz. El duque de Berwick declaró un alto el fuego hasta el día siguiente en espera de los acuerdos. Finalmente se resolvió la capitulación de la ciudad el 12 de septiembre, que fue ocupada el 13 de septiembre.


Fue abolida la Generalitat y el Consejo de Ciento, desarmadas y extinguidas las fuerzas militares catalanas, exiliados, encarcelados o condenados a muerte los líderes de la resistencia, derruidos sus castillos, cerrada la Casa de la Moneda, suprimida la Universidad de Barcelona y los Estudios Generales del Principado y decretado el uso oficial del castellano en lugar del catalán. Cataluña perdió todo poder político siendo sometida a un largo proceso de castellanización.

Así como Felipe V había eliminado el uso oficial del catalán, Carlos III lo eliminó de la enseñanza primaria y secundaria por una Real Cédula de 1768. Evidentemente, tales medidas no iban a conseguir la desaparición de la lengua catalana, que incluso fue vehículo de notables creaciones literarias.

Con esta derrota Cataluña perdió sus instituciones nacionales de gobierno y fue sometida a un gobierno de nueva planta, caracterizado por la fuerte represión y por la centralización del poder en manos de la monarquía y sus representantes.

La batalla de Barcelona fue sangrante e implicó a todos los sectores de la ciudad. El sacrificio de los barceloneses y su posterior espíritu de superación hicieron que la fecha del 11 de septiembre, a pesar de la derrota, se conviertiera en un símbolo de la voluntad catalana de seguir existiendo como entidad nacional.


Fuentes:
- www.scgenealogia.org/catalunya/historia/ecai.htm. La caída de Barcelona y la abolición de la Generalitat
- www.scgenealogia.org/catalunya/historia/ecat.htm. Catalunya en el contexto de la política europea del s. XVIII
- Sàpiens - Barcelona, 11 de setembre de 1714: els fets
- Wikipedia - Sitio de Barcelona (1713-1714)
- Tricentenari BCN

Más información:
Tratado de La Haya (1701)
Las Constituciones catalanas de 1706: la cumbre del sistema pactista catalán
Tratado de Utrecht
Decreto de Nueva Planta de Cataluña

8 de septiembre de 2014

La dinastía maldita

Se acabaron las vacaciones y hasta que cojamos el ritmo de nuevo recomendamos una novela histórica.

La dinastía maldita (Isabel Pisano)

A Margarita de Borgoña la casan con el heredero al trono de Francia, llamado Luis El Turbulento. Pero Margarita está enamorada de Leoncio, paje del rey, y es correspondida por éste. Cuando Margarita se queda embarazada empiezan los problemas. La despojan de todos los títulos y honores y la encierran en una torre por adúltera.

Mientras tanto el padre del Turbulento, el rey Felipe IV de Francia, consigue acusar y quemar en la hoguera a Jacques de Molay, maestre de la Orden del Temple, y es entonces cuando éste lanza su maldición sobre la dinastía de los capetos: "Malditos seáis hasta la decimotercera generación". A partir de ese momento infinitas desgracias acontecen a la familia real y a los que la rodean, todo aderezado con innumerables intrigas cortesanas.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.