24 de septiembre de 2016

Los herederos de la tierra (Ildefonso Falcones)

Hace diez años, millones de lectores se rindieron ante Arnau Estanyol, el bastaix que ayudó a construir la iglesia de Santa María, la catedral del mar. Ahora, la historia continúa con esta impresionante recreación de la Barcelona medieval, una espléndida y emocionante novela de lealtad, venganza, amor y sueños por cumplir.

Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención... Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.

Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.

A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.

Obligado a abandonar el barrio de la Ribera, busca trabajo junto a Mahir, un judío que le enseña los secretos del mundo del vino. Con él, entre viñedos, cubas y alambiques, el muchacho descubre la pasión por la tierra al tiempo que conoce a Dolça, la hermosa sobrina del judío, que se convertirá en su primer amor. Pero este sentimiento, prohibido por las costumbres y por la religión, será el que le proporcionará los momentos más dulces y amargos de su juventud.

18 de septiembre de 2016

La higiene de los aztecas

Los aztecas, al contrario que los europeos de la época que nunca se distinguieron por su régimen higiénico, tenían unos hábitos de higiene que dejaron sorprendidos a los españoles, incluso atemorizados, por las creencias negativas que durante siglos se habían asociado al tema de la limpieza personal.

Estas son algunas de las pulcras costumbres de los mexicas, quienes a diario lavaban sus dientes, barrían sus calles y trataban sus desechos, mientras sus conquistadores vivían, francamente, entre la podredumbre de sus ciudades, casas y de sus propios cuerpos.


  • Los mexicas, por miles, barrían las calles de sus ciudades cada día.
  •  
  • En cada vecindario fueron construidos baños públicos.
  •  
  • Trataban sus desechos. Cada día, los residuos fecales eran transportados en canoas para ser aplicados como fertilizantes.
  •  
  • Mientras en ese tiempo Londres seguía tomando agua del contaminado río Tamesis (incluso hasta 1854,) los mexicas suministraban su ciudad con agua limpia desde Chapultepec gracias a los acueductos construidos tanto por Nezahualcóyotl (entre 1446 y 1478) como por Ahuitzotl veinte años más tarde.
  •  
  • El mismo conquistador Andrés de Tapia reportó, con un tono de poco entendimiento, el que el rey Moctezuma se bañase dos veces al día.
  •  
  • Los mexicas usaban la hierba del copalxocotl (llamada como árbol del jabón por los españoles) y la raíz del xiuhmaolli, las cuales usaban como jabón para bañarse (ambas generan burbujas) también era el jabón con el que lavaban la ropa. En el Códice Florentino existe una descripción sobre esta última planta jabón.
  • Para mantener el agua limpia los aztecas usaban axolotes que se comían los detritus, manteniendo el agua en perfectas condiciones de salubridad.
  •  
  • En el Códice Florentino se hace mención de desodorantes, refrescantes de aliento y limpiadores de dientes (entre ellos la ceniza de tortilla).
  •  
  • Desde niños se les educaba en la importancia del aseo personal, incluidos los dientes y la ropa; uno de los principales consejos que los mayores daban a las jóvenes parejas para una convivencia dichosa, como se muestra en el Códice Florentino.
  •  
  • Además de que los mexicas se bañaban casi diariamente en lagos o ríos, también se bañaban casi a diario en los temazcales, que además eran altamente benéficos para la salud, limpiando al organismo de toxinas.
  •  
Fuente: 
* http://masdemx.com/2016/08/10-sorprendentes-habitos-de-higiene-de-los-aztecas-que-contrastaban-con-los-europeos/


15 de septiembre de 2016

La rebelión de Pascua de 1916 en Irlanda

Han pasado cien años desde que unos 750 hombres y mujeres levantaron barricadas y se apoderaron de los lugares clave en el centro de Dublín. Se les unirían otras 1.000 personas.

Irlanda fue la primera colonia inglesa y, tras setecientos años de ocupación, no estaba dispuesta a ser la última en descolonizarse. Así, mientras el ejército británico se encontraba enfrascado en la I Guerra Mundial, el Lunes de Pascua, 24 de abril de 1916, las milicias nacionalistas irlandesas (el Ejército Ciudadano y los Voluntarios Irlandeses, rebautizados como Ejército Republicano Irlandés, IRA) ocuparon la Oficina Central de Correos, considerado uno de los símbolos del poder inglés en Dublín. Siete hombres, Patrick Pearse, James Connolly, Thomas Clarke, Seán Mac Diarmada, Joseph Plunkett, Eamonn Ceannt y Thomas McDonagh, constituidos en Gobierno Provisional, proclamaron la República Irlandesa. Y un argentino hijo de irlandeses, Eamon Bulfin, tuvo el honor de izar la bandera republicana de Irlanda en el edificio de Correos, sobre el cielo de Dublín.

Texto de la proclama

La rebelión, concebida básicamente como un acto heroico y testimonial, sin la preparación precisa y con escaso respaldo popular, estaba condenada al fracaso. Londres respondió con la ejecución de los líderes republicanos y con una ola de represión tan violenta que obtuvo un efecto no deseado: parte de la población, que no había respaldado la acción revolucionaria, se inclinó a favor del Sinn Féin.

En las elecciones generales británicas de diciembre de 1918, los candidatos de este partido obtuvieron 73 de los 106 escaños correspondientes a Irlanda en el Parlamento británico. Los diputados nacionalistas rehusaron trasladarse a Westminster para ocupar sus escaños; en claro desafío, constituyeron en Dublín la primera Asamblea Irlandesa (Dáil Éireann) y formaron un gobierno presidido por Eamon de Valera. La declaración de la independencia condujo al enfrentamiento armado entre 1919 y 1920. Los nacionalistas irlandeses recurrieron a la guerra de guerrillas y la represión de estas fuerzas quedó en manos de la policía irlandesa y las fuerzas militares enviadas por Londres.


El enfrentamiento acabó con la firma del Tratado Anglo-Irlandés. En el pacto, el Gobierno británico aceptó la creación de un Estado propio para la mayor parte de la isla, pero hubo seis condados de la provincia del Ulster que permanecieron bajo soberanía del Reino Unido. Allí se creó el Parlamento autónomo de Irlanda del Norte, que quedaría bajo control absoluto de la población unionista, que era mayoría en el territorio.

Con todo, la fundación del nuevo Estado irlandés no satisfizo a todo el mundo. La pérdida de los seis condados del Ulster y el hecho de que una de las cláusulas para la independencia fuera que Irlanda siguiera siendo súbdita de la Corona británica provocaron la división del país en dos. Entre 1922 y 1923, las divergencias provocaron el estallido de una guerra civil que enfrentó a una facción del IRA contraria a los acuerdos de independencia contra el nuevo Gobierno irlandés. Actualmente, a pesar de que ha pasado casi un siglo, los agravios de este pasado convulso todavía siguen latentes.


Fuentes:
* http://carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-2/notas/el-levantamiento-de-pascua-y-la-division-de-irlanda
* https://www.diagonalperiodico.net/saberes/30144-100-anos-del-alzamiento-pascua-pistoletazo-salida-para-la-independencia-irlanda.html
* http://www.sinpermiso.info/textos/una-terrible-belleza-la-rebelion-de-pascua-de-irlanda-en-1916
* https://innisfree1916.wordpress.com/2009/05/03/memoria-y-presente-del-levantamiento-de-pascua-de-1916/


12 de septiembre de 2016

Fallece la enfermera del beso de Times Square


La imagen simboliza como pocas el fin de la II Guerra Mundial. Greta Zimmer, que en realidad era asistente dental, siempre contó que salió de la clínica aquel 14 de agosto para comprobar si era verdad lo que había escuchado en el trabajo. Muy cerca de su oficina, en Times Square, en pleno corazón de Manhattan, halló la respuesta. La algarabía reinaba. Los cárteles luminosos, como recordaría años más tarde, parpadeaban con frenesí: V-J Day (Día de la Victoria sobre Japón).

“De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, al frente donde había combatido. Me tomó en brazos porque me vio vestida como una enfermera y estaba agradecido a todas las enfermeras. No fue algo romántico, sino una forma de decir: ‘Gracias a Dios, la guerra ha terminado”, contaría 60 años después Greta. George Mendonsa, el marinero en cuestión, declaró: “Yo había ido con una amiga a un show al Radio City Hall, cuando interrumpieron para decir que la guerra había acabado. Salí fuera, estaba exultante, vi a una enfermera y la besé por pura alegría”.

Tras el beso, ambos se separaron. No se pidieron los nombres. No volvieron a verse hasta 2012 cuando se organizó un reencuentro entre ambos, ya ancianos, en Times Square.

Greta Zimmer ha fallecido en Virginia a los 92 años.


Fuente:
* http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/11/mexico/1473557069_992290.html


Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.