16 de marzo de 2012

¿Cómo escribían los romanos?

Cálamo romano
El cálamo o calamus en latín, también conocido como calamus scriptorium, era un trozo de caña, procedente de un junco que se utilizaba para escribir sobre papiros y pergaminos. A los romanos les gustaba por su gran flexibilidad comparándolo con las plumillas de bronce (ya existentes).

Según documenta Plinio el viejo en Historia Natural, XVI, 157, las mejores cañas procedían de Egipto y de Gnido (una ciudad en Asia menor).

Para poder trabajar con ellas, se cortaba un extremo en forma oblicua mediante una especie de cortaplumas conocido como culter o scalprum librarium.

Para utilizar el calamus, era necesaria la tinta que se guardaba en un atramentarium o tintero. Los tinteros podían ser de diversos materiales, como bronce o barro (los más comunes) y evidentemente con diferentes formas y decoraciones.

El cálamo aún se sigue utilizando hoy día para la caligrafía clásica árabe.

Tinteros romanos


Fuente:
Imperio-Romano

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.