30 de mayo de 2011

Perros bomba en la Segunda Guerra Mundial

Durante la Operación Barbarroja el ejército soviético sufría por la eficacia de las tropas alemanas. La solución llegó en forma de can. Se ideó atar bombas a los perros y enviarlos contra los carros blindados alemanes.

El origen de tan macabra idea está en el científico Pavlov, el creador de la psicología conductivista (o conductismo), cuyos experimentos se basan en el intento de modificar la conducta animal mediante estímulos que crean determinadas respuestas. De hecho a esta brigada de perros explosivos se les conoce históricamente como “los perros de Pavlov”.


Para adiestrar a los perros se les daba de comer bajo un tanque durante semanas para que asociaran la aparición de dicho elemento al hecho de que pudieran comer. Días antes de soltarlos en la batalla se les privaba de alimento y se les soltaba en el frente para que fueran directos hacia los tanques enemigos.

Los perros llevaban puesto un chaleco con explosivos y en cuanto pasaban bajo el tanque enemigo, donde el blindaje es más débil, un detonador consistente en una palanca, se doblaba haciendo estallar la carga, que si bien en la mayoría de los casos no mataba a los tripulantes, al menos anulaba el avance del tanque y su mortífero ataque.

Esta improvisada arma comenzó a suponer un problema para el avance alemán, hasta tal punto que el ejército tenía orden de disparar a cualquier perro que se cruzara en el frente, pero el tamaño y la rapidez con que se movían hacía difícil acertar, así que se optó por el uso de lanzallamas montados sobre los tanques para acabar con esta amenaza canina.

Fuentes soviéticas afirmaron haber destruido al menos 300 tanques de esta manera, pero también hay casos en que los propios animales retrocedían asustados causando el caos en el propio ejército que los lanzaba. Uno de estos efectos rebote sucedió a finales de 1942, cuando algunos de los animales dieron media vuelta y crearon el caos en las filas soviéticas, haciendo que una división entera se batiera en retirada.

Se tiene constancia de que algún ejército ha seguido con este entrenamiento de perros bomba hasta 1996.


Fuentes:
- Tejiendo el Mundo
- Los platos como ojos


4 comentarios :

  1. En una guerra total como esta, muchas batallas importantes se pensaban desde la retaguardia, preparando estrategias como la que nos traes hoy.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y pensar que tambien se usan personas como bombas. Muy interesante, espero tener tiempo apra leer entradas anteriores.

    Los invito a pasar por mi blog de historia, me gustaria saber su opinion de mis publicaciones:

    http://pasos-en-la-historia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante hecho histórico. Suelo leer todo lo que encuentro acerca de la Segunda Guerra Mundial y esto no lo sabia. Excelente blog. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.