1 de octubre de 2010

La aparición de los carolingios

En Europa occidental, el período comprendido entre el siglo VII y principios del XI está dominado por la expansión franca en Europa dirigida por la familia carolingia y sus sucesores. Los hombres dirigentes de la familia carolingia habían triunfado al monopolizar la posición superior de mayordomo de palacio en Austrasia (la región este del reino merovingio en el bajo Rin, el Mosela y las regiones del Mosa) hacia finales del siglo VII. Una serie de matrimonios acertados acrecentó su riqueza personal y gradualmente extendieron su poder e influencia sobre Neustria, esto es, la zona entre el Sena y el Loira y Borgoña (los valles de los ríos Ródano alto y Saône y la actual Suiza occidental).

Carlos Martel
Las constantes sucesiones de conquistas francas dirigidas por los gobernadores carolingios Carlos Martel, Pipino III y Carlomagno en el curso del siglo VIII, durante el cual Alemania, Frisia, Aquitania, el reino lombardo del norte de Italia, Septimania, Baviera, Sajonia y Bretaña fueron añadidas al corazón de la Galia, crearon un inmenso imperio. La expansión cesó por un tiempo desde más o menos el año 803, con estrategias militares a partir de entonces concentradas en la defensa y la consolidación.

Carlomagno
Con el Tratado de Verdún en el año 843, el territorio fue dividido en reinos independientes a beneficio de los nietos de Carlomagno, pero el Imperio permaneció bajo diversos miembros de una familia.
La consolidación de la fuerza carolingia y la creación de solidaridad entre la élite del reino fue posible por el liderazgo guerrero que los gobernantes carolingios ofrecían. Replegaron las fuerzas francas contra amenazas exteriores como las que representaban los frisios, sajones, ávaros y árabes en el siglo VIII y los vikingos y magiares en los siglos IX y X. Aunque tales incursiones y evasiones trastornaban bastante la vida política de las distintas regiones del Imperio, tuvieron en ella un impacto poco duradero como entidad cultural o territorial. La extensión de la educación y la cultura carolingia, la fundación de nuevos obispados y nuevos monasterios y la creación de estructuras francas y cristianas para la vida social y política fueron logros importantes y perdurables. El personal de estos obispados y monasterios, además de los magnates laicos destacados, desempeñó un papel decisivo en el reino, tanto en sus propias instituciones como en las asambleas convocadas por el soberano.

Pipino III
Como sistema político, el Imperio carolingio era una emulación consciente del pasado romano, en especial porque recreaba dentro de sus límites gran parte del antiguo territorio del Imperio Romano occidental. Era por encima de todo el antiguo Imperio Romano cristiano, y en particular los emperadores cristianos Constantino y Teodosio, quien proporcionaba la inspiración más fuerte a los gobernadores francos. Tal inspiración se refleja visiblemente, además, en las estructuras físicas de muchas construcciones eclesiásticas como la capilla del palacio de Aquisgrán, construida a imitación de la iglesia de San Vitale en Rávena. Otras iglesias emulaban las grandes basílicas de Roma de los siglos IV y V.

La protección del papado se convirtió en un cometido cada vez más urgente. En el año 754, el rey carolingio Pipino III se había convertido en el protector de la Santa Sede. Este era un papel que aumentaba tanto el prestigio del rey, al menos a los ojos de su familia, como su legitimidad. La relación culminó en la coronación de Carlomagno como emperador por el papa León III en Roma el día de Navidad del año 800. Era un cargo que comportaba el gobierno del norte de Italia y la protección de Roma. Hasta bien entrado el siglo X, uno de los gobernadores carolingios ostentaba el título de emperador y era al menos nominalmente el superior de sus hermanos, primos y sobrinos. La coronación imperial tenía de este modo un gran significado simbólico con efecto real, si bien en la práctica limitado, aunque cuando se otorgó por primera vez en el año 800 pareció simplemente un título adicional evocador de la sólida herencia romana de los francos. Desde luego, por lo que a Carlomagno se refiere, no afectó en lo más mínimo a su poder real. No obstante, la relación así creada entre los gobernadores occidentales y el papado había de tener ramificaciones y repercusiones a lo largo de toda la Edad Media, especialmente una vez que el papado empezó a acusar las consecuencias del oficio, autoridad e ideología papal respecto del poder secular desde el año 1050 en adelante.


Fuente:
La alta Edad Media: Europa, 400-1000 - Rosamond McKitterick

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.