24 de enero de 2009

El pan en la antigua Grecia

Los griegos atribuian el origen del pan a los dioses y le otorgaban un carácter sagrado. Durante muchos años en la antigua Grecia su consumo estuvo limitado a las clases pudientes que ingerían pan fermentado, una golosina que hasta el siglo VI a.C. fue privilegio de los poderosos. Elaboraban panes blanquísimos partiendo de harinas refinadas; agregaban a la masa especias, frutas, aceite, leche y hierbas y conseguían piezas de formas caprichosas, con cenefas y dibujos en su superficie que demuestran la importancia y el refinamiento que este alimento adquirió entre el pueblo heleno, cultura de la que, asimismo, dejó constancia la literatura de la época. Autores tan representativos como Platón, Homero y Aristófanes hicieron reiteradas alusiones al pan. Una de las más bellas leyendas es la que evoca al filósofo Demócrito de Abdera que, agonizante, vence a la muerte durante dos días sólo con aspirar el olor que desprendían unos lienzos utilizados para retirar del horno piezas recién cocidas. A los griegos debemos también la institución de las panaderías en cuanto establecimientos de venta al público, y de ellos aprendió el pueblo romano la cultura del pan.
Horno griego

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.