5 de noviembre de 2009

La puerta de Ishtar de Babilonia

A orillas del río Éufrates, desde el 1800 a.C., la ciudad de Babilonia (antiguo reino localizado en la región de Mesopotamia, en torno al actual Irak) fue el centro de una cultura original que construyó grandes templos y puso la ley por escrito por primera vez. En el 575 a.C., Nabucodonosor II construyó la llamada Puerta de Ishtar en el lado norte de la ciudad de Babilonia, ubicada en la actualidad a 110 km al sur de Bagdad. La Puerta de Ishtar era originalmente una de las 8 puertas monumentales (14 metros de altura por 10 de ancho) de la muralla interior de Babilonia, a través de la cual se accedía al templo de Bel, donde se celebraban las fiestas propias del año nuevo. El nombre de Ishtar lo recibe de la diosa del mismo nombre a la cual estaba consagrada, diosa de la fertilidad y el amor, pero también de la guerra. Al norte del Templo de Marduk salía un camino que llevaba a la Puerta de Istar. Este camino se conocía como la Vía Procesional, pertrechada de más murallas y de 120 leones de adobe que la custodiaban. Era la entrada principal a las calles y templos interiores de Babilonia. La Vía Procesional atravesaba también un puente de piedra sobre el río Éufrates y finalizaba en un grandioso patio donde se alzaba la torre denominada Etemen-an-ki (”Casa del Cielo y de la Tierra”), que no es otra que la famosa Torre de Babel de la que hoy, lamentablemente, no queda rastro alguno. La majestuosa Puerta de Ishtar se compone de numerosos ladrillos de adobe, la mayoría pintados de color azul (lo que la hacía contrastar fuertemente con todos los edificios de su alrededor), mientras que otros son dorados o rojizos. Estos últimos se disponen dibujando la silueta de dragones, toros, leones y seres mitológicos, como Uros (una especie de vaca) o un animal identificado como "Sirrush" (dragón con el cuerpo recubierto de escamas, las patas traseras como garras de águila y las delanteras de felino). La Puerta de Istar contaba originalmente con dos esfinges dentro del arco de la puerta, que se han perdido hoy en día. Originalmente, la Puerta de Ishtar, como parte de las murallas de Babilonia, era considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, hasta que en el siglo VI d.C. fuera reemplazada en la lista por el Faro de Alejandría. Otra de las obras de su autor, el rey Nabucodonosor II figuraría sin embargo en la lista por más tiempo: los Jardines Colgantes de Babilonia, de los cuales todavía no se ha encontrado ni rastro y su existencia se sigue suponiendo gracias a testimonios ilustres como los del historiador griego Heródoto. Los cimientos de la puerta de Ishtar fueron hallados entre 1899 y 1914 por el arqueólogo Robert Koldewey, famoso mundialmente por ser el descubridor de Babilonia. Koldewey inventó técnicas de excavación arqueológica para poder extraer con seguridad los frágiles ladrillos de adobe, uno por uno, lo que le llevó casi dos décadas. La puerta fue reconstruída junto a parte de la Vía Procesional durante la década de 1930, y finalmente se entregó a la exposición permanente del Museo Pérgamo de Berlín, donde se puede contemplar hoy día. Puerta de Ishtar expuesta en el Museo de Pérgamo:

6 comentarios :

  1. Por algo en la Biblia se le conoce como BABILONIA LA GRANDE, a despecho de los desastres que cometieron contra los pueblos vecinos

    ResponderEliminar
  2. Babilonia tenía que ser un lugar precioso, sin duda.

    ResponderEliminar
  3. Casualidad... Contaba esto a mis alumnos esta mañana. Precioso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. es espectacular,estaria bien poder visitar ese museo de Berlin para verla.
    aunque aún mejor habria sido vivir en aquella época y ver Babilonia en todo su esplendor

    ResponderEliminar
  5. Es una gran maravilla. Preciosa.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.