6 de mayo de 2010

El mundo mágico de los celtas

El mundo mágico de hadas y héroes legendarios se nos ofrece ante nuestros ojos a través de las leyendas célticas. Muchas se han perdido con el paso de los siglos, pero otras, transmitidas de padres a hijos, primero en celta, su lengua natural, y más tarde transvasadas a otras lenguas han podido llegar hasta nosotros. El mundo celta, profundamente religioso, se ha sentido siempre impresionado por el más allá, y lo sobrenatural ocupa un lugar muy importante en sus tradiciones. A través de los años, realidad y fantasía son la mayoría de las veces difícilmente separables. La misma naturaleza se nos presentará muchas veces como una fuerza sobrenatural destructora y todopoderosa: tal es el caso del mar que arrebata de la tierra todo lo que le pertenece. En una isla como es Irlanda con un clima tan peculiar y considerada durante muchos siglos el lugar más inhóspito y alejado del mundo occidental, no es de extrañar que el miedo a lo desconocido se mantenga entre la solitaria y sencilla gente del campo. Los irlandeses son supersticiosos por naturaleza, y pese a su fe cristiana no han dejado de causar en ellos una profunda impresión los hechos acontecidos en el pasado. Los celtas, que invaden Irlanda aproximadamente en el año 500 a.C. llegan en diferentes oleadas y de lugares muy distintos. Unos vienen de la Galia a través de Inglaterra. Otros, por el contrario, del norte de España. Ambos grupos llevan con ellos su propia lengua y cultura. Sin ningún contacto con la invasión romana de Gran Bretaña, Irlanda vivirá aislada desarrollando una cultura propia hasta el siglo V, durante el que se cristianiza la isla. En general, en cada lugar de Europa los celtas tenían unos dioses propios, existían dioses de la guerra como Irbin y Bran; el dios de las tinieblas, Banshea; de la caza, etc. En Irlanda existen héroes y reyes mitológicos, mitad hombres y mitad dioses que viven con los seres humanos y están sujetos a la muerte. Estas figuras mitológicas hoy se consideran totalmente irreales, lo mismo que los dragones y monstruos medievales, pero en aquellos tiempos vivían dentro del alma del pueblo y se temía verlos aparecer a la vuelta de un camino, en una noche de tempestad. A finales del siglo XIX, un grupo de entusiastas capturados por el "embrujo" irlandés intenta crear una literatura auténticamente irlandesa y aparece el deseo de glorificar todo lo irlandés. El mundo de héroes invencibles, de princesas encantadas, de hadas y reyes todopoderosos resurge en el siglo XX y hace vibrar a un pueblo que ve resurgir de las cenizas un pasado glorioso lleno de misterio y encanto. Este mundo ha llegado a nosotros en cientos de leyendas y algunas datan del siglo VIII. En España la huella celta se encuentra mucho más difuminada, puesto que la lengua celta desapareció de la península hace muchos siglos. No obstante, especialmente en el norte, existen una serie de tradiciones y leyendas que han sido transmitidas de generación en generación, y muchas de ellas tienen un gran parecido con las gaélicas irlandesas. Las leyendas celtas nos sumergen en un mundo mágico, en el que los mortales conviven con los dioses y las fuerzas sobrenaturales de la naturaleza se dejan sentir con fuerza determinando muchas veces el destino de los protagonistas. Fuente:

  • La huella celta en España e Irlanda - Ramón Sainero Sánchez

2 comentarios :

  1. Los celtas y sus creencias relacionadas con una naturaleza mágica, con gran influencia en sus mentalidades, con sus druidas... Sólo habrá que esperar que el cielo no se desplome sobre nuestras cabezas. Entretanto habrá que hacer una buena fiesta en torno al fuego del campamento, atar bien al bardo a un árbol para que no cante y trazar planes para atacar a los romanos. ¡Por Tutatis!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.