3 de marzo de 2010

La ambición de Avidio Casio

En abril de 175, Avidio Casio tomó la unilateral decisión de autoproclamarse emperador tras haber anunciado el supuesto fallecimiento de Marco Aurelio. La usurpación –que se concretó formalmente el 3 de mayo de ese año con su nombramiento formal como supuesto emperador- era, para su protagonista, una lejana secuela de la guerra contra los partos. Avidio había sido un héroe y eso –a decir de sus contemporáneos- había afectado su equilibrio. Se consideraba por encima de cualquiera de sus congéneres. Nacido cuarenta y cinco años antes, Avidio era el vástago de un prefecto de Egipto, conocido por haber sido un gran orador. Posteriormente, y en seguimiento del cursus honorum (la carrera profesional que tan bien definida estaba durante buena parte de la época republicana para preparar a sus políticos), se había incorporado al Senado como cuestor. Posteriormente llegó a ser pretor; más adelante cónsul, y por fin se incorporó a Siria como legado consular tras la invasión de los partos. Marco Aurelio, consciente de las capacidades de su subalterno, le había otorgado un mando especial en Oriente en el 169, tras la muerte de L. Vero, que era hasta el momento su legado. Mal no debió hacerlo, porque tras su investidura, las provincias de Oriente que habían dependido de él se sumaron a su causa. Egipto también lo hizo. Este dato es muy relevante, porque se trataba de la reserva de trigo del imperio. Su procedencia y buen hacer le facilitaron el camino en su intento. Pero no todo el mundo le siguió, pues, Martius Verus, gobernador de Capadocia, permaneció leal a Marco Aurelio. Al parecer, en la decisión de Avidio algo había tenido que ver el impulso de Faustina, esposa de Marco Aurelio. Creyendo, al parecer honradamente, que estaba a punto de agonizar, promovió que Casio se transformara en su protector, pues, Cómodo, el hijo de Marco Aurelio sólo contaba con trece años. Avidio se había equivocado en muchos aspectos. En primer lugar, en considerar que por tener el apoyo de las provincias orientales también las occidentales lo harían. El Danubio, frente a sus cálculos optimistas, era una separación demasiado profunda. Marco Aurelio, que se encontraba precisamente cerca del Danubio, y en una aceptable estado de salud, en cuanto se enteró del intento de golpe de Estado se dirigió a Siria. Antes de que comenzará la conflagración, todo se resolvió: Avidio Casio fue asesinado por sus propios soldados. Y esto, a pesar de que en un discurso que Dio atribuye a Marco Aurelio, el emperador lamentó la falta de fidelidad de "un amigo muy querido". Al mismo tiempo, manifestó su deseo de que -a pesar de aquellos sucesos- su ahora competidor no fuera asesinado, pues deseaba comportarse con él con misericordia. El Senado, por su parte y quizá por mostrar sumisión a Marco Aurelio, declaró a Casio como enemigo público. Tratando de apaciguar al emperador que llegaba al ataque, enviaron la cabeza de Avidio a Marco Aurelio, como había hecho tiempo atrás Potino con la cabeza de Pompeyo. En este caso, Marco Aurelio se negó siquiera a verla. Es más, ordenó que se celebraran solemnes exequias en honor de este general que se había proclamado augusto. Además, el emperador filósofo prohibió cualquier tipo de venganza contra la familia y partidarios del levantisco ahora fallecido. El tiempo total que había durado la rebeldía fueron poco más de noventa días.
Fuente consultada: Aqueloo

1 comentario :

  1. Un gran hombre de Estado, como se dice ahora, el gran Marco Aurelio.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.