17 de marzo de 2009

La prostitución en la Edad Media

En la Europa de la Edad Media se dio la paradoja de la tolerancia universal por un lado y la condena en lo que respecta a la prostitución por otro. Aunque técnicamente era pecado (porque gira en torno al acto de la fornicación), la prostitución fue reconocida por la Iglesia y por otros sectores como un 'mal necesario'. Se aceptaba como hecho el que los hombres jóvenes buscasen relaciones sexuales independientemente de sus opciones, por lo tanto la prostitución servía para proteger a las mujeres respetables de la seducción e incluso de la violación. En 1358, el Gran Consejo de Venecia declaró que la prostitución es "absolutamente indispensable para el mundo". Aunque se aceptase como mal menor, la Iglesia no dudó en declarar la prostitución como "práctica moralmente equivocada", a pesar de que San Agustín proclamaba que "si se expulsa la prostitución de la sociedad, se trastorna todo a causa de las pasiones". Muchos canonistas instaban a las prostitutas a la reforma, bien a través del matrimonio, o bien convirtiéndose en monjas. De hecho, había muchos monasterios creados específicamente para las meretrices que deseasen abandonar la profesión. La prostitución en la Edad Media era sobre todo una institución urbana. Especialmente en Italia, se hicieron esfuerzos por parte de los gobiernos municipales para expulsar a las prostitutas de las ciudades, pero en vano. Simplemente la demanda era demasiado grande, ya que no sólo los hombres solteros buscaban sus servicios, sino también los hombres casados y muchos miembros del clero. Muchas ciudades trataron de resolver el problema desterrando a las prostitutas a zonas concretas, que acabaron convirtiéndose en sectores marginales asociados a los pobres y a los indeseables. Otra restricción prácticamente universal que sufrieron las prostitutas se refería a la ropa que se les permitía llevar. Con el fin de ponerlas al margen de la 'mujer decente' y evitar la confusión, la Iglesia requirió que adoptasen algún distintivo en su vestimenta, que el gobierno de cada ciudad seleccionaba. Por ejemplo, en Milán la prenda que las distinguía era un manto negro, mientras que en Florencia llevaban guantes y campanas en sus sombreros. Muchas ciudades decidieron sacar tajada de la situación y crearon leyes que regulaban los burdeles, cobrando un porcentaje de sus ingresos.

13 comentarios :

  1. Una reseña muy interesante. Y qué manía con meterlas monjas... Un cambio demasiado brusco ¿no? Volveré. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, siempre me hizo gracia lo de reconocer la prostitución, según la iglesia como un "mal necesario". Es una frase con la que quedaban bien a ojos del resto de las personas.

    El tema de la vestimenta tb lo conocía, para diferenciarlo de las mujeres de bien. Realmente interesante el artículo

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que curioso lo de la vestimenta. Me gusta lo de las campanitas. Pero para el caso, tanto daba ya que les coloracan un cartel. Supongo que, como casi nadie sabia leer, era mas efectivo el atuendo.

    Un tema muy interesante, madame.
    Ahora que mis problemas familiares se van resolviendo, me alegra volver a tener mas tiempo para visitar paginas tan amenas como esta.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. A ellas las querían meter a monjas, jeje! Y el clero también recurría a sus servicios, aisssshh, qué lío no?

    Muy interesante!

    ResponderEliminar
  5. ¡Válame Dios, señora!. os agradezco por esta información.
    Ya estoy desterrando de mi vestidor las capas, guantes y campanillas.
    Y conste que no lo hago por discriminar, sino para evitar acosos indeseados,
    Doña Guiomar de Ulloa

    ResponderEliminar
  6. !Que manía con estigmatizar a las prostitutas! Este trabajo existe desde que el mundo es mundo y aún hoy en día las vemos como si fueran apestadas. No hemos aprendido nada.
    Saludos Kassio.

    ResponderEliminar
  7. Lo bueno es que ese clero que las condenaba, eran los primeros en solicitar sus servicios.

    ResponderEliminar
  8. Por suerte siguen habiendo prostitutas y de las buenas

    ResponderEliminar
  9. Hola

    Resulta muy curioso lo que comentas sobre los clérigos buscando los servicios de unas prostitutas y lo de un "mal necesario".

    Más de una vez he leído, en algunas líneas, comentando que los clérigos y las monjas hacían túneles subterráneos para entregarse no a dios, precisamente, sino al amor desenfrenado.

    Me gusta este tipo de artículo porque trata una parte de la historia que en los institutos no nos enseñan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. mas que comentario es pregunta
    como hacian las prostitutas para evitar el embarazo?

    ResponderEliminar
  11. Lo que me resulta muy llamativo es que ya desde antaño fuese una actividad tan cuidadosamente regulada (zonas de ejercicio, vestimenta de las chicas, incluso pago de tributos municipales) y hoy se halle en la "alegalidad" más absoluta. ¿No os causa extrañeza esta especie de "involución normativa"?

    ResponderEliminar
  12. http://redhistoria.com/putas-en-la-historia/#.VnveMjIqO1U

    ResponderEliminar
  13. Alguien sabe algo sobre metodos anticonceptivos en la edad medio y que hacian las prostitutas para no estar continuamente embarazadas?tasas de enfermedades venéreas?saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.