8 de julio de 2009

El parto de las mujeres prehistóricas era menos doloroso.

El Centro Nacional de Investigación de Evolución Humana, quien desarrolla sus trabajos en la Sierra de Atapuerca, nos dice que el parto de las mujeres del Homo heidelbergensis, hace medio millón de años, era menos doloroso que los partos actuales y las madres necesitaban para la gestación y lactancia el doble de calorías que las demandadas hoy para lo mismo. El parto en el pleistoceno medio y en la actualidad era similar: rotacional y de nueve meses, sin embargo en aquella época "eran muchos más holgados", porque, entre otras cosas, la pelvis de las mujeres de entonces era más anchas. Además, parían en cuclillas y en posición vertical, haciendo el parto más rápido y con menos dolor. Para ser madre gestante y lactante, las mujeres de hace medio millón de años necesitaban entre 3.300 y 3.500 calorías para lo primero, y entre 3.600 y 3.700 calorías para lo segundo, lo que se debe a que esa especie era mucho más robusta que los humanos de hoy. El período de lactancia duraba entre tres y cuatro años, lo que se ha descubierto a partir del esmalte de los dientes. Estas son algunas de las conclusiones de los trabajos a partir de fósiles humanos de Atapuerca. La alimentación es una de las claves para entender nuestro pasado ya que, por ejemplo, la pérdida del tercer molar -de la dentadura- es una clara prueba de que hemos cambiado la dieta. Los terceros molares van desapareciendo y quizás, en el futuro, nuestra cara sea menos proyectada hacia delante. En Atapuerca, se han encontrado restos del Homo antecesor, de hace 900.000 años, y del Homo heidelbergensis, de hace medio millón de años, muy corpulentos. Son de esas dos especies de las que este grupo está estudiando cómo ha ido cambiando la lactancia y otros aspectos. La esperanza de vida de los Homo heidelbergensis no superaba los 40 años.

9 comentarios :

  1. Menos mal, madame, que les resultaba mas facil, porque teniendo en cuenta que no habia medios anticonceptivos debian de pasarse la vida dando a luz. Lo peor fue entonces para las mujeres de hace bien poquito, las pobres.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Aún así la vida en aquella época debía ser muy dura.

    ResponderEliminar
  4. Jolin, es que siempre se me olvida ponerle aquello... :( Ya se lo he puesto. Sorry. A ver si me acostumbro de una vez!

    ResponderEliminar
  5. Ahora ya da igual, si ya está enlazado. Además, la culpa NO es tuya; es del capullo que se dedica a entrar en los blogs ajenos a disponer de los posts a su antojo.

    ResponderEliminar
  6. Pero que locura. Esto es una verdadera noticia.

    ResponderEliminar
  7. Pues ojalá que para nosotras también fuera fácil, porque lo tenemos complicado... (bueno, yo no digo nada, porque como nunca he tenido un bebé no lo sé)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Para nosotras también es fácil. Aunque lamentablemente hay que luchar por ello, buscando un entorno en el parto que respete la intimidad, que nos dejen parir en vertical,que no interfieran con actuaciones médicas innecesarias, que respeten esos preciosos momentos en que ves por primera vez a tu hijo y se establece el vínculo, el apego, y se hace un inicio de la lactancia exitoso. Mi parto fue fácil y maravilloso!Y mi pelvis no es ancha, peso 45 kilos... Y mi hijo lleva 2 años tomando teta (será hasta que el quiera). Nosotras podemos!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.