19 de febrero de 2009

Tecnología en la Antigua Grecia

Aunque al hablar de tecnología siempre nos viene a la mente la época actual o incluso el futuro, lo cierto es que en la antigüedad también existieron auténticas revoluciones tecnológicas, y una gran civilización como fue la griega no se queda atrás en inventos y descubrimientos. Nombres como Arquímedes, Herón o Ctesibios están plasmados en los libros de medio mundo y con razón, pues sus investigaciones e inventos sentaron bases imprescindibles para el posterior desarrollo de numerosas tecnologías. Por ejemplo Arquímedes (287-212 a.C), ese gran matemático, geómetro e inventor, artífice del famoso Principio de Arquímedes, cuenta entre sus creaciones con el Tornillo de Arquímedes, lo que vulgarmente conocemos como Tornillo Sinfin, usado en multitud de tareas. Un buen día del siglo III a.C el gran heleno se puso manos a la obra con una nueva máquina, un tornillo que giraba dentro de un cilindro hueco en un plano inclinado, que permitía elevar agua (o cualquier otra cosa, como grano) que estuviera situada por debajo del eje de giro. Se le llama Sinfin por ser un circuito infinito. Como pensador que era, no paraba de darle vueltas a la cabeza, más incluso cuando llegaban los momentos duros, como fue el sitio a su ciudad natal, Siracusa, por parte de los romanos. Él se encargó de defender la plaza, con fuego y lucha, pero también con inteligencia y artilugios de guerra varios. Por ejemplo un sistema de espejos y lentes que era capaz de concentrar los rayos del Sol y dirigirlos hacia el casco de los barcos enemigos, hiriéndolos de muerte o haciéndolos retroceder. Tiempo después llegaría Herón que también dio grandes pasos. Experto en mecánica y descubridor de la ley de acción reacción, su logro más importante y que luego cambiaría toda la industria, fue la eolípila, o primera máquina de vapor de la historia. También es el culpable del odómetro, más conocido como cuentakilómetros. Ctesibios no es un personaje de los más conocidos pero tiene importante logros en su haber. Aparte de decirse que fue el primero en la antigüedad en ofrecer servicio de peluquería (esto está sin confirmar), su grandes campos fueron la hidráulica y neumática, las primeras bombas neumáticas de la historia son de su autoría. También desarrolló un reloj de agua, conocido como clepsidras; en este caso el invento ya tenía antecedentes, puesto que los egipcios lo usaban para saber la hora cuando la noche llegaba y los relojes de sol de poco valían.

3 comentarios :

  1. Yo una vez comenté en mi blog sobre los artefactos inventados durante la Edad Media y como persisten hasta nuestros días. Los Griegos también fueron unos grandes pioneros en cuanto a inventos. Genial información

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. En el programa de Discovery Channel "Myth Busters" ya demostraron que lo de los espejos de Arquimedes era como poco "improbable".

    No es que no se pueda poner pegas a cómo hacen las cosas en el programa, pero puesto que fué un mito comprometido hubo gente que mandó soluciones y mejores métodos, organizaron un segundo programa y una clase del MIT no fué capaz de conseguir que funcionara, lo que ya es harina de otro costal.

    En fin... de todas formas no se puede negar la genialidad e inmensa capacidad de estos genios que ha llegado a la actualidad y han cambiado la historia.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.