18 de febrero de 2009

Vivir de la escritura

Cristina de Pizán en su estudio "Si las mujeres hubiesen escrito libros, seguramente todo habría sido diferente", afirmó la escritora medieval Cristina de Pizán. Sabía de lo que hablaba. La pluma le había permitido no solo abrirse camino en un mundo reservado a los hombres, sino también ganarse la vida con ella y defender a la mujer de los prejuicios a los que estaba sometida. Pizán nació en Venecia en 1363, pero pasaría la mayor parte de su vida en París. Su padre, Tomás de Pizán, astrólogo y médico, había sido invitado por Carlos V de Francia a formar parte de su corte. La pequeña Cristina viviría en palacio, tendría una infancia dichosa y sería educada como una princesa. Su curiosidad y afán de conocimientos llevaron a su padre a proporcionarle una formación mayor, pese a que su madre era partidaria de instruirla en las disciplinas propias de su condición femenina. En lo que sí logró imponerse su madre fue en el tema matrimonial: Cristina tendría una boda concertada y a los 15 años se casó con Étienne du Castel, notario y secretario real. Afortunadamente fue feliz con él durante diez años y tuvo tres hijos, pero como signo de independencia inusual en la época, no adoptó el apellido de su marido sino que conservó el de su padre. Murió su padre y al poco tiempo su marido, por lo que tuvo que hacerse cargo de su madre y sus tres hijos. Con 25 años tendría que luchar para sacar adelante a toda la familia. Para empezar impuso varios pleitos que la llevarían a los tribunales, pues reclamaba una deuda que la corte tenía pendiente con su marido. Ante la escasez económica, se vio obligada a vender todos los objetos de valor que poseía. En estos duros momentos decidió convertir su afición a la escritura en un oficio. Compuso baladas, rondós y otros formatos poéticos de la época. Pero hay un tema que destacará sobre los demás y al que dedicará su obra posterior: la defensa de la dignidad de la mujer. Pronto empieza a publicar obras por encargo, desde tratados de política, derecho y estrategia militar hasta biografías. De entre éstas, la de Carlos V representaría todo un hito, ya que la historia de la familia real siempre había estado en manos de los monjes. Pizán pronto halló en la nobleza europea una fiel clientela. Ella misma se encargaba de realizar copias de sus manuscritos para darles mayor difusión. Incluso llegó a dirigir un taller en el que contrató a sus propias iluminadoras. Feminista medieval En aquella época París se hallaba inmersa en un debate filosófico (la Querella de las mujeres) sobre las diferencias entre los sexos. Pizán fue la primera mujer en participar en él, criticando un poema del siglo XIII en el que su autor mostraba un absoluto desprecio hacia la mujer. En 1405 Cristina se enfrentó con valentía a los académicos y clérigos que fomentaban la misoginia publicando Ciudad de las Damas. Aquella obra, la primera historia de las mujeres de la que se tiene noticia, recibió la condena de los sectores más conservadores, pero alcanzó gran fama entre las mujeres cultas. Al poco tiempo, el país iba a ser testigo de una guerra civil e invadido por los ingleses; entonces se retiró al monasterio de Poissy. Allí compuso su última obra, Dechado sobre Juana de Arco, en la que ensalzaba el valor de esta heroína que personificaba a la mujer que tanto había defendido. Tras su muerte sus escritos quedaron en el olvido. No fue hasta el siglo XX que el feminismo redescubrió su figura y la consideró su precursora.

6 comentarios :

  1. Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
    Saludos y hasta la proxima.

    ResponderEliminar
  2. vaya! me encanta la pinta que tiene este blog ya! completito completito! el post sobre mesopotamia genial! a ver si saco tiempo para pasarme más veces por esta otra casita tuya!

    ResponderEliminar
  3. Kassio, siempre haces unos posts buenísimos jejeje. Y !esta vez no iba a ser menos!. Me ha gustado mucho que escudriñes en la Historia y saques a la luz vidas tan interesantes como esta.
    El blog está quedando de fábula.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  4. Ah , señora,què Dama nos habèis presentado!. Serìa harto placer haberla entre nuestras Damas del Unicornio!
    He disfrutado mucho de vuestra entrega y con vuestro permiso y , por supuesto haciendo menciòn a vuestro blog como fuente, algùn dìa llevarè este artìculo al flog de las Damas.
    Enhorabuena, señora. Y mostradnos màs de estas joyas femeninas.
    Os saluda
    Doña Guiomar de Ulloa

    ResponderEliminar
  5. Doña Guiomar, podéis hacer uso del post cuando gustéis.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.