6 de noviembre de 2011

'Si no parís, a París...'

Carlos II de España
En todas las cortes de Europa se conocía la endeblez física y mental de Carlos II de España. Desde que nació se estaba esperando de un momento a otro la noticia de su fallecimiento.

Pero el rey, llevando la contraria a todo el mundo, pasó la infancia a trancas y barrancas y entró en la adolescencia débil, enclenque, escuchimizado, pero vivo. Tan vivo que en las cortes europeas en las que se esperaba su muerte se empezó a hablar de boda.

La corte francesa era la más interesada en el asunto por su inmediata vinculación en la familia real, ya que don Carlos es cuñado y primo hermano de Luis XIV de Francia, que estaba siempre preparado a unir a la suya la Corona de España, en nombre de su esposa doña María Teresa, hermana mayor de Carlos II.

Al ver que el rey español anuncia sus deseos de casarse, propone a la princesa María Luisa de Orleans, sobrina suya e hija de Felipe de Francia, duque de Orleans, casado con su prima hermana, la princesa Enriqueta de Inglaterra.

En la corte de Madrid se había recibido una petición de mano curiosa, pues generalmente quien hace la petición es el hombre o sus representantes, y en este caso era al revés. El emperador de Austria mandó a doña Mariana una carta ofreciendo la mano de la princesa austríaca, que contaba tan sólo seis años de edad. El ofrecimiento no fue aceptado y en cambio se solicitó del rey francés el enlace con María Luisa de Orleans.

María Luisa de Orleans
El 31 de agosto de 1679 se celebró la boda por poderes y el 18 de noviembre de ese mismo año se entrevistó por primera vez la pareja en Quintanapalla, pequeña aldea cercana a Burgos, y dice el cronista que:

"el rey tomó a su alteza galantemente de la mano y la condujo a la sala contigua, habilitada para capilla. Sentados ambos, se miran sonrientes, sin posibilidad de entablar diálogo, pues no conocen más que sus lenguas respectivas, cuando, aproximándose, se ofrece obsequioso el embajador francés a servir de intérprete...".

Terminada la misa de velaciones, almuerzan solos sus majestades, regresan a Burgos, sin admitir a nadie en su coche y se encierran prestamente en sus habitaciones.

Hasta entonces los cónyuges no se habían conocido, pues aún no estaban vigentes los "viajes a vistas", y sólo el novio vislumbraba a su prometida a través de una pintura, con seguridad amable, que le habían enviado y que entusiasmó locamente al monarca por su belleza y hermosura. En su éxtasis, don Carlos no sabía más que decir: "¡Mi reina! ¡Mi reina!" al tiempo que la abrazaba y besaba. Este casamiento se hizo, pues, por el amor o mejor diríamos por la pasión del rey, y frente al criterio de su madre.

Quiso el rey de España Carlos II que su boda con la princesa María Luisa de Orleans, se celebrase en Madrid después de la de Quintanapalla en una capillita de palacio y que tan sólo se admitiese en ella a los grandes de España. Ningún embajador fue invitado a presenciar la ceremonia.

Era entonces embajador de Francia cerca de la corte española el mariscal Duque de Villars, hombre de méritos por su talento y valor personal, asi bien su moralidad y fanfarronería eran... poco más o menos las corrientes en caballeros de su linaje y dotes. El duque llegó a palacio el día de la boda, se enteró de las órdenes del monarca español y dijo: "La novia es sobrina del rey, mi señor, y realmente yo soy quien he hecho este matrimonio; por lo tanto, esas órdenes nada tienen que ver conmigo".

Acto seguido se metió en la capilla, y como no tenía lugar reservado en la misma, se sentó en el taburete que se hallaba en lugar preferente, a la cabeza de los grandes de España, destinado al condestable de Castilla.

Cuando este alto dignatario llegó, le advirtió al francés: "Este es mi puesto". A lo que contestó el de Villars: "Indicadme otro más preferente, y me iré".

El condestable tuvo el buen gusto de no contestar a esta impertinencia, se hizo traer otro taburete y la cosa no pasó de ahí.

Luis XIV de Francia
Luis XIV de Francia veía en la boda de María Luisa una posibilidad de apoderarse de España o por los menos de algunas de sus provincias. Pero Luis XIV no acertó en sus cálculos, su sobrina vino a ser la reina de España, y si bien se peleó tantas veces con su marido por sus relaciones con Luis XIV, nunca fue traidora ni desleal a la Corona. María Luisa siguió siendo en Madrid una francesa, pero nunca una extranjera enemiga de su nueva patria.

A sus diecinueve años, Carlos II padecía, sin la menor duda, una "eyaculatio precox", que determinaba una disfunción sexual en la pareja y una consiguiente inconsumación.

Pero un día o una noche el milagro se cumplió. El rey anunció que había consumado el matrimonio y se permitió bromas sobre el hecho, dando detalles del mismo como si fuese una gran proeza.

Pero el heredero no llegaba. Se culpaba de ello ahora a María Luisa, culpándola de estéril, pues en aquella época no se concebía la esterilidad masculina si se producía la erección.
Por ello los médicos del reino recetaron a la reina mil brebajes, sahumerios, potingues, emplastos y naturalmente sangrías y purgas, pero nada de ello dio resultado. Se probó entonces el remedio sobrenatural y llovieron las estampas, rosarios, novenas, trisagios y reliquias.

El pueblo, mientras tanto, canta una coplilla:

Parid, bella flor de lis,
que en aflicción tan extraña,
si parís, parís a España,
si no parís, a París.

Realmente la reina María Luisa era inocente de su pretendida esterilidad, pues el responsable de ella era el rey, que en las pocas veces que conseguía una erección eyaculaba precozmente.

El 8 de febrero de 1689 fue a cabalgar por los bosques del Pardo, y a su regreso se encontró mal. Al día siguiente no se levantó y tuvo fiebre, vómitos y diarrea. Los médicos dictaminaron cólera morbo; en realidad era un desarreglo intestinal producido por los mejunjes y brebajes que le propinaban los médicos de cámara. De ello se sucedió una apendicitis que con las purgas que le administraron se convirtió en peritonitis.

Murió a las nueve de la mañana del 12 de febrero. Aún no había cumplido los veintisiete años.

Se cuenta que cuando don Carlos estaba a punto de morir, una de sus últimas peticiones fue ver el cuerpo de su amada esposa, llorando sobre su cadáver corrompido, la tristeza de su propia existencia.


Fuentes:
- Historias de reyes y reinas
- www.portalsolidario.net


Esta entrada forma parte de la iniciativa puesta en marcha por Carolvs del blog Reinado de Carlos II, con motivo del 350º aniversario del nacimiento del rey Carlos II de España.

13 comentarios :

  1. En el fondo era un pobre diablo al que le tocó por lotería dinástica ser rey y por lotería genética toda una lista de taras e incapacidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Intereses y alianzas, eso es lo que principalmente querían todos los reyes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrada, que demuestra el machismo de la época, pues los hombres no pueden ser estériles si tienen erección; toda la culpa para ella, y a base de potingues, brebajes y sangrías, le contaminaron el estómago y la mataron, ¡pobrecilla!. Y el rey vivo, esperando todos su muerte desde la cuna, llegando a vivir casi cuarenta años, que en el siglo XVII es como hoy sesenta o más.
    Un placer pasar por aquí y leer artículos tan interesantas. Un coridial saludo desde ArteTorreherberos, donde comparto esta celebración de Carlos II.

    ResponderEliminar
  4. Lo del embajador francés no tiene nombre, o sí, pero mejor no decirlo.
    Y sí, Carlos debió estar muy enamorado de María Luisa. Dicen también que al pensar en ella, desconsolado, iba diciendo: mi reina, mi reina...
    Estupendo articulo Kasiopea. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gran homenaje a un rey que dejó muchos años de historia desconocida para redescubrir en días como hoy.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Fue este casamiento obra de don Juan José de Austria que tras sus enemistades con la reina madre doña Mariana poco interesado estaba en poner en el trono a una austriaca que pudiese hacer presión junto a la real viuda. Tuvo una triste existencia doña María Luisa, víctima de unos y de otros que intentaron que sirviese de ayuda para sus relativos intereses.

    Gracias por la colaboración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno! veo que varios blogs le estan dedicando entradas a la bella Maria Luisa, me encanta leer sobre esta historia.

    Muchas gracias! Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pobre María Luisa. triste destino el suyo, y encima culpada por lo que nada tenía que ver con ella.
    Fueron muchos los rumores que circularon acerca de las circunstancias de su muerte, tal como estaban las cosas.

    Un artículo muy interesante, madame.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pobre chica. Casada a la fuerza con un hombre al que no quería y con semejante responsabilidad sobre sus hombros. Una no hace más que ponerse en su lugar y le entra miedo... Menos mal que vivimos en pleno siglo XXI. Tenemos suerte, mucha suerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. La prepotencia del embajador francés es indignante.

    Una magnífica entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me cae bien esta María Luisa, dicen que hasta llegó a tomarle cariño al pobre Carlos,...esa parte de "...si parís, parís a España...", encerraba todo un destino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Pobre reina, la intentan curar de algo que no tiene y al final la acaban matando con sus remedios; al menos fue una reina querida por su rey.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. !Fantastica entrada!
    Que detalle tan divertido lo del condestable de Castilla que entiendo seria el duque de Frías.
    Pobre reina y pobre rey.
    Que hora mas triste la de la España de final del xvii.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.