13 de diciembre de 2010

Los monasterios de Meteora


A 350 kilómetros de Atenas, en la región de Tesalia, norte de Grecia, hay una serie de construcciones que hacen justicia al adjetivo increíble. Al ver los Monasterios de Meteora por primera vez, el viajero se pregunta sorprendido cómo se las arreglaron sus constructores para levantarlos sobre atalayas de roca de hasta 613 metros de altura hace más de 600 años.

Los primeros eremitas que llegaron a la zona en el siglo XI se asentaron en las cuevas de la zona para estar más cerca de Dios. Según consta en los escritos que se conservan, las formaciones rocosas fueron “enviadas por el cielo a la tierra” para el retiro y la oración de los fieles.

Siglos después, el acoso de turcos y albaneses empujó a los cristianos ortodoxos que allí vivían a buscarse un refugio más inaccesible. A medios del siglo XIV, el monje San Atrasando inició las obras del Gran Meteoro, el primero de los 24 monasterios que formaban esta comunidad religiosa en su época de mayor auge.


La mayoría destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, hoy sólo quedan seis monasterios activos, cuatro habitados por hombres y dos por mujeres: el ya mencionado Gran Meteoro, también conocido como Monasterio de la Transfiguración, el Monasterio de San Nicolás, el de San Esteban, el Monasterio de Rousanou, el de Varlaam y el Monasterio de la Santísima Trinidad.

La cercana ciudad de Kalambaka, una de las más antiguas de Tesalia, es la mejor opción para realizar una visita organizada a los templos, previo pago de dos euros por edificio. Afortunadamente, el acceso ya no es tan complicado como hace años, cuando los monjes tenían que subir hasta los claustros en cestas izadas con poleas. Una vez dentro, el visitante encontrará grabados, iconos, tapices y manuscritos de gran valor. Esta riqueza artística e histórica, unida a su singular ubicación, llevaron a la UNESCO a declarar al conjunto monástico Patrimonio de la Humanidad en 1988.


Fuente:
http://kassioblog.blogspot.com

6 comentarios :

  1. Increíbles y a la vez maravillosas construcciones en lo alto de las rocas. Bonitas fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿ Es verdad que no dejan entrar mujeres en los monasterios de hombres ?
    Unas construcciones impresionantes !

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  3. Qué impresionantes monumentos entre lo hecho por la naturaleza y lo hecho por el hombre. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. Annick, a los monasterios que se pueden visitar porque son de interés turístico, como por ejemplo el de Poblet te dejan entrar, yo de hecho he entrado, claro que son visitas guiadas y tienen zonas reservadas donde no entra nadie.

    Pero si quieres meterte a monja tienes que ir a uno de mujeres.

    ResponderEliminar
  5. Muy gracioso lo de meterme a monja !
    No creo que aguantaría la disciplina . jajaja

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.