2 de mayo de 2009

Por qué se dice "Ir de picos pardos"?

Son muchos de los dichos que utilizamos hoy que nos remiten a curiosas historias o a antiguas costumbres ya en desuso. En esta ocasión, hablaremos del origen de la expresión “Irse de picos pardos”. En los siglos XIV y XV, las mujeres solían llevar como falda un lienzo de forma cuadrada con una abertura en el centro. Esta abertura se ajustaba a la cintura y la falda resultante tenía cuatro picos. Carlos III (1716-1788) impuso a las prostitutas la obligación de distinguirse mediante sayas de color pardo cortadas por los bajos en picos, aunque también se dice que "Ir de picos pardos" tiene que ver con las costumbres ligeras de los estudiantes del Siglo de Oro y sus acompañantes. Ellas, para identificar su condición de prostitutas, llevaban un cintillo pardo en el borde de la falda. Ya en el siglo XX, la frase se comenzó a usar por ambos sexos, como irse de parranda con personas del otro sexo.

5 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Ay que bueno eso de los picos pardos. Era como llevar un cartel, entonces, jiji.
Que poco sabia yo lo que decia cada vez que empleaba la expresion!

Bisous, madame

Caroline dijo...

La verdad es que desconocía el origen de esta curiosa expresión!

Besos,

Caroline

carmencmbejar dijo...

Qué curioso! Me imagino más a los estudiantes del Siglo de Oro yendo de parranda por la Salamanca de la Edad Moderna como origen de la expresión.
Hay una tradición que cuenta que ocho días después del domingo de Resurrección, el Lunes de Aguas, los estudiantes atravesaban en barca el Río Tormes para reunirse en sus orillas con las prostitutas y comer el delicioso hornazo (pan con anises y relleno de chorizo, lomo o huevo duro). Sería un bonito origen de la expresión, ¿no cree?
Saludos

Kassiopea. dijo...

Vaya, pues no sabía el origen de la expresión. Ya ves, tanto que la utilizamos hoy en día y nada que ver con el significado original.

edu dijo...

El dicho proviene del pueblo de Garganta la Olla en la comarca de la Vera de Cáceres. La Casa de la Muñeca o las Muñecas era un prostíbulo frecuntado por los militares que acompañaron a Carlos I en su retiro a Yuste.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.