5 de enero de 2016

La conversión de Constantino

Si hubo un emperador romano que dio impulso a la Iglesia Católica como nadie lo ha hecho, ese fue sin duda Constantino el Grande. Tanta fue su influencia, que llegó incluso a convocar un concilio general donde se puede decir que se originó realmente lo que hoy conocemos como Iglesia Católica Romana. Todo eso pese a que no fue bautizado como cristiano hasta poco antes de su muerte.

No se sabe con seguridad la fecha real del nacimiento de Constantino, que se sitúa entre los años 270 y 288. Sí se tiene la certeza de que nació en Nassius, hijo de Constancio Cloro y de una sirvienta de hospedería, Elena.

Una vez muerto Constancio Cloro en el año 306 en Britania, las tropas allí estacionadas proclaman emperador a Constantino. Pero hubo de librar duros combates contra sus rivales hasta que, en la batalla del Puente Milvio (312), se impuso a Majencio y se hizo con Roma. Con ello obtenía la parte occidental del Imperio mientras que la oriental, controlada por Licinio, no pasó a su poder hasta el año 323. Desde entonces hasta su muerte ejerció como emperador único.

Se dice que antes de la batalla del Puente Milvio, Constantino hizo poner en el escudo de sus soldados un signo mágico, que pudo ser un símbolo de la religión solar de su padre o el símbolo cristiano de la cruz. La Iglesia Católica afirma que en la víspera había tenido una visión de una brillante cruz bajo la que se podía leer "in hoc signo vinces" (bajo este signo vencerás), y que después de conseguir la victoria se convirtió al cristianismo.

Es en el año 313 cuando Constantino empieza a tener en cuenta a los cristianos como fuerza de mantenimiento del orden y la paz, no sólo porque están organizados a lo largo y ancho de todo el Imperio, lo que los convierte también en una fuerza de espionaje y sabotaje sin parangón, sino porque la doctrina cristiana se acerca mucho a lo que él mismo entiende por una religión.

Bautismo de Constantino (Rafael)

Pero es evidente que Constantino era más un hombre de Estado que un hombre religioso, y su política al respecto lo prueba. Durante el año 313 los símbolos cristianos se multiplican en las monedas y las menciones a los dioses "paganos" se van apagando. A partir del año 314 Constantino entra en una espiral filocristiana favoreciendo a dicha doctrina frente al resto. Entiende perfectamente que la religión es un arma formidable si consigue que ésta respalde al Estado: gobernar al ciudadano no sólo legislativamente, sino también moralmente.

Convencido de la necesidad de crear un gobierno respaldado por una religión de Estado, Constantino se lanza de lleno a la creación del Imperium Christianum. Él es el primero que acuña el concepto de Iglesia Católica, no San Pedro ni ningún otro santo. En una carta enviada al procónsul de África, Anulino, se incluyen dos puntos que aclaran cuáles son sus intenciones: es el primer escrito en el que aparece el concepto "catholica ecclesia" -es decir, universalmente reconocida- y la concesión a los clérigos de la inmunidad eclesiástica. Esto no fue un acto gratuito, sino que además se puede aseverar que fue interesado y políticamente muy acertado.


Fuentes:
* http://estadisticasamericanas.blogspot.com.es/2010/11/constantino-y-la-conversion-del.html
* http://trigoahogado.blogspot.com.es/2009/03/la-extrana-conversion-de-constantino.html
* http://historiaybiografias.com/constantino/
* http://www.statveritas.com.ar/Varios/CBouchet-01.htm


3 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Inicio del cesaropapismo. La historia de la Iglesia tiene un antes y un después con Constantino. Luego Teodosio rematará la faena.
    Un abrazo y feliz 2016.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.