2 de marzo de 2011

El cepillo de dientes

El primer cepillo dental del que tenemos constancia fue una ramita del tamaño de un lápiz, uno de cuyos extremos se trataba para conferirle un tacto blando y fibroso. Estos palitos se frotaban inicialmente contra los dientes sin ningún abrasivo adicional como nuestra pasta dentífrica, y han sido hallados en tumbas egipcias que datan de 3000 a.C. Los palitos masticables todavía se utilizan en ciertos lugares. Varias tribus africanas daban este uso a las ramitas de un árbol, Salvadoree pérsica o “árbol cepillo dental”.

También las tribus negras del Alto Nilo emplearon y emplean hoy un peculiar dentífrico: las cenizas resultantes de la quema del excremento de vaca, con lo que obtienen la reluciente blancura de sus dientes.

El primer cepillo dental provisto de cerdas tuvo su origen en China hacia el año 1498. Las cerdas, extraídas manualmente, del cuello de cerdos que vivían en los climas más fríos de Siberia y China (el frío hace que las cerdas de estos animales crezcan con mayor consistencia), eran cosidas a unos mangos de bambú o de hueso. Los mercaderes que visitaban Oriente introdujeron el cepillo dental chino entre los europeos, quienes consideraron que estas cerdas tenían una dureza excesivamente irritante.

El cepillo de dientes que hoy conocemos fue invento del siglo XVII, y desde esa fecha ha conocido pocas modificaciones. En la Corte francesa se utilizaba un cepillo de dientes elaborado con crines de caballo o de otros animales, con muy buenos resultados. En nuestro siglo, una de las innovaciones del cepillo de dientes, el llamado "cepillo milagro", del Dr. West, de 1938, estaba elaborado con púas de seda que permitían una perfecta higiene bucal, y que daría lugar, tras subsiguientes innovaciones, al producto que hoy tenemos todos en nuestros cuartos de baño.


Fuente:
www.zonadental.tv

5 comentarios:

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Ni licor del polo ni colgate con miniparticulas...dentrífico de caca de vaca quemada jejejeje

Heimdall dijo...

Me he quedado a cuadros :) ¡Cuánta higiene y cuán vieja! :)

Cayetano dijo...

Curiosa entrada. Lo de cepillarse los dientes vemos que viene de lejos. No sé dónde leí que entre las cosas más variopintas para lavarse los dientes los antiguos romanos usaban los orines y los españoles eran los más apreciados. Será por la dieta mediterránea. Jejeje.
Un saludo.

Kassiopea. dijo...

Lo de los orines españoles yo también lo había leído y no me lo acababa de creer pero después de leer que algunas tribus utilizan boñiga de vaca, cualquier cosa es posible jejeje

Deep Blue dijo...

Auch! Pero al parecer en África tienen la solución!

Me encanta este blog!!

Saludos.-

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.