1 de febrero de 2011

Historia de la anestesia

Propuesta en numerosas listas como uno de los veinte mejores inventos del siglo pasado, lo cierto es que la anestesia general tuvo su comienzo a mediados del siglo XIX. El descubrimiento de los primeros agentes con capacidad anestésica, corre paralelo al auge que experimenta la química durante dicho siglo. Esos agentes que dieron lugar a la anestesia general fueron en un primer lugar de naturaleza gaseosa o volátil, y algunos de ellos todavía forman parte de la práctica anestesiológica habitual.

Existen indicios del descubrimiento del Éter en el siglo VIII d.C por un filósofo árabe , pero no es hasta el siglo XVI cuando Paracelso logra su síntesis y describe su efecto aletargante en pollos. El otro gran agente anestésico (actualmente en uso) es el Óxido Nitroso , que fue descubierto en 1772 por Joseph Priestley y postulado como posiblemente útil aplicado en cirugía a comienzos de 1800.

Aún a pesar de ser descubiertos con bastante anterioridad, no es hasta mediados del siglo XIX cuando se realiza la primera intervención con anestesia general, ocurrió en 1842, la realizó Crawford W. Long y consistió en la extirpación de un par de quistes en el cuello de un paciente que se mantuvo anestesiado, inhalando éter de una toalla durante el proceso, sin sentir dolor alguno. Long , sin embargo se dedicó exclusivamente a aplicar el producto a sus pacientes sin explotar el increible potencial económico del agente. Coincidiendo con este descubrimiento, el éter fue motivo de espectáculos circenses y demostraciones en escuelas de medicina, siendo precisamente en una de ellas donde William Green Morton aprendió el uso del óxido nitroso, pero no pareciéndole suficientemente potente para realizar actos quirúrgicos por sí mismo, patentó un nuevo agente anestésico llamado Letheon que no era más que éter, básicamente, resultando su aplicación un éxito, y obviamente muy lucrativa para Morton (de profesión dentista).
Otros agentes anestésicos que se usaron durante esa centuria fueron el cloruro de etilo, etileno y propileno, pero su uso se abandonó por relacionarse con efectos secundarios indeseables y potencialmente mortales.

Sin embargo, el cloroformo , también desarrollado en la época, si tuvo un uso más difundido, principalmente como agente facilitador del parto, aliviando la carga dolorosa que conlleva. Así fue aplicado por un obstetra escocés, James Young Simpson, desatando una polémica en Gran Bretaña sobre si el alivio de los dolores de parto no contravenía las leyes divinas. El problema se resolvió cuando John Snow (médico de la corona) aplicó el producto con éxito a la reina Victoria, durante sus partos, aprobandose entonces dicho uso por la monarquía.

Aún hoy muchos de esos productos se siguen usando en la práctica habitual médica, o con similares fines, y aunque es cierto que existen muchos más en el arsenal anestésico actual, sus fines siguen siendo los mismos que hace casi dos siglos, conseguir un estado de inconsciencia y ausencia de dolor, durante el acto quirúrgico.


Fuente:
Anestesiados

6 comentarios:

Jerónimo Escalera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jerónimo Escalera dijo...

Hay que destacar que el descubrimiento de la anestesia EPIDURAL se debe al médico militar español Fidel Pages: http://es.wikipedia.org/wiki/Fidel_Pag%C3%A9s

Cayetano dijo...

El siglo XIX fue revolucionario y el invento de la anestesia algo que iba a convulsionar el mundo de la medicina por el salto cualitativo tan grande que se iba a dar en la atención de las enfermedades.
Un saludo.

pcbcarp dijo...

Yo tenía entendido que los romanos ya usaban opio como anestésico, ¿sabes algo de eso?

Kassiopea. dijo...

Como anestésico no sé, sí que tenía entendido que los romanos se drogaban con distintas sustancias.

Martín dijo...

Gracias por la referencia a Anestesiados. Muy interesante tu página, me suscribo desde hoy mismo.
Un saludo.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.