16 de septiembre de 2010

El papiro egipcio


Planta del papiro
Hace 5.000 años, los antiguos egipcios usaron las fibras de esta planta para transmitir a través de signos y dibujos, sus costumbres e historia. Es tal su consistencia, que los años no lo deterioran, permitiendo que los colores que soporta se mantengan frescos con el paso del tiempo, lo que ha hecho posible que aquellos que han llegado a nuestros días conserven todas sus cualidades originales.

El papiro, del latín Papyrus y del griego Papyros, es una planta herbácea de la familia de las ciperáceas, de rizoma carnoso. Sus hojas son largas y estrechas, de composición radical y la caña puede alcanzar los tres metros de altura, estrechándose de 10 cm. en su base a 1 cm en la parte superior por lo que presenta una forma cónica en su longitud.
Los papiros fueron utilizados por la civilización egipcia 3.000 años antes de Cristo, aunque también hicieron uso de ellos las civilizaciones occidentales hasta el descubrimiento del papel. En documentos notariales y cancillerescos se usó hasta el siglo VII y la Cancillería Pontificia hasta el siglo XI. Cataluña fue el principal foco en la Península Ibérica.

Libro de los Muertos
Existen preciosos ejemplares de todas las épocas, siendo el más conocido el Libro de los Muertos que se conserva en el Museo Británico de Londres. También la ciudad de Vic (Barcelona) alberga una magnífica colección de papiros.

Durante siglos la fórmula para fabricar el material escritorio permaneció en el olvido, hasta que un profesor alemán recuperó el sistema para unir las tiras extraídas del llamado "Junco del Nilo".
La técnica consiste en poner en remojo durante un determinado número de horas las tiras extraídas cambiando sucesivas veces el agua. Con ello la fibra pierde una parte de su contenido en azúcar.
Una vez remojadas se machacan a golpes de maza de madera, y se escurren con un rodillo, a continuación son colocadas de forma paralela y perpendicular formando un cuadro que será sometido a presión, para que el azúcar que aún queda en la fibra una las tiras y las solidifique.

Una vez conseguido el papel soporte los artesanos pintan a mano los motivos más espectaculares de la decoración de las tumbas faraónicas, de los templos de los dioses o de las costumbres de Egipto.

Por lo general las inscripciones se realizaban en el lado de las tiras horizontales, aunque de vez en cuando también se escribía por la otra cara.

El papiro también era usado para hacer cestas, calzones, sandalias, hasta embarcaciones y también el interior de su tallo puede ser ingerido.

El simbolismo del papiro era extenso ya que nacía a las orillas del Nilo que los egipcios consideraban sagrado. Se usaba en ceremonias y procesiones ya que simbolizaba el renacimiento y regeneración del mundo.


Fuentes:
El Librepensador
Dafyn


3 comentarios :

  1. Un camino largo el de la lectura que va desde el papiro hasta la pantalla del ordenador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto tenía algunas ventajas respecto al papel. Aunque un pelín más caro de fabricar. Y que creo que en las imprentas e impresoras igual no funcionaban muy bien, no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cuando estuve en Egipto, nos detuvimos en una tienda donde nos enseñaron la técnica y a distinguir el falso y el verdadero papiro.
    Además nos los pintaron allí mismo y ahora lucen en nuestro salón, aparte de tenerlos también en forma de separapáginas.
    Muy interesante y me hago la ilusión de tener conmigo una muestra milenaria y confeccionada en aquellos lejanos momentos.
    Egipto... de ilusión también me gusta vivir.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.