6 de septiembre de 2009

Toro Sentado, líder de los Sioux

Hoy se acaban las vacaciones, así que retomamos el blog después de estos días de descanso. Como aún no me he puesto las pilas del todo con los posts después de tanta inactividad, os dejo un texto sobre el legendario Sitting Bull que no he redactado yo. Lo encontré en historiageneral.com y me pareció interesante. A partir de mañana, ya sí que me pongo al 100%.

El 20 de julio de 1881, cinco años después de la desaparición del General George A. Custer en la Batalla de Little Bighorn, el líder de los Hunkpapa Teton Sioux, Toro Sentado, depuso sus armas ante el ejército de los Estados Unidos, a cambio de la promesa de amnistía para él y sus seguidores. Toro Sentado fue el caudillo más importante en el alzamiento de 1876 llevado a cabo por los indios Sioux, en el cual perdieron la vida Custer y 264 de sus hombres en Little Bighorn. Acosado por el ejército estadounidense tras la victoria india, escapó a Canadá junto sus tropas.

Nacido en el Valle del Río Grande, hoy en día Dakota del Sur, Sitting Bull ganó tempranamente el reconocimiento de su tribu Sioux por sus cualidades de guerrero y gran visión. En 1864, peleó contra las fuerzas armadas de Estados Unidos bajo el mando del General Alfred Sully en Killdeer Mountain, y desde entonces se comprometió en el liderazgo de la resistencia Sioux contra el avance blanco. Pronto contó con un nutrido grupo de seguidores, no sólo de su tribu, sino también los Cheyennes y Arapahos. En 1867 fue nombrado Jefe General de la Nación Sioux en su totalidad.

En 1873, en lo que sería un preludio de la Batalla de Little Bighorn tres años después, una coalición militar India bajo el mando de Toro Sentado mantuvo una breve escaramuza con el Teniente Coronel George Armstrong Custer. En 1876, Toro Sentado no era aún un líder estratega en su victoria de Little Bighorn, pero su legendaria espiritualidad inspiró a Caballo Loco y los restantes líderes militares. Posteriormente huyó a Canadá, pero en 1881, con su gente víctima de una cruenta hambruna, regresó a los Estados Unidos para presentar su rendición.

Fue encarcelado como prisionero de guerra en el Fuerte Randall de Dakota del Sur durante dos años, y luego se le permitió asentarse en la Reservación de Standing Rock, situada entre los territorios de Dakota del Norte y del Sur.

En 1885, acompañó durante una temporada al famoso "Show del Salvaje Oeste de Buffalo Bill Cody", para luego regresar a Standing Rock.

En 1889, las proclamas espirituales de Toro Sentado influyeron en el "Danza Fantasma", un movimiento religioso indio que afirmaba que los blancos desaparecerían y los indios y búfalos regresarían.

Su apoyo al movimiento "Danza Fantasma" le acarreó problemas con los oficiales gubernamentales, y el 15 de diciembre de 1890 la policía india irrumpió en la casa de Toro Sentado, ubicada en el Río Grande de la región Dakota del Sur, e intentó apresarlo. Son muy confusos los informes de qué ocurrió luego. Según algunos rumores, los guerreros de Toro Sentado dispararon sobre el oficial que dirigía la partida, quien inmediatamente volteó y abatió a enigmático líder.

Según otra versión, el policía tenía instrucciones del Alcalde James McLaughlin, director de la reservación Sioux Standing Rock, de ultimar al jefe indio ante el menor intento de resistencia. Sea cual fuera la verdad, Toro Sentado fue gravemente herido, y murió pocas horas después. La policía india enterró su cuerpo velozmente en el Fuerte Yates, situado en la Rerservación Standing Rock. En 1953, su cuerpo fue trasladado a Mobridge, Dakota del Sur, donde se encuentra sepultado bajo una placa de granito.

Toro Sentado y Buffalo Bill

7 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Muy interesante, madame. Me gusta mucho la historia de los Sioux, madame, aunque mi favorito era Caballo Loco.
Me alegra muchisimo tenerlas de regreso. Se las ha extrañado durante estos dias de vacaciones.

Feliz domingo

Bisous

Cayetano dijo...

Esperábamos tu regreso. Se echan de menos tus comentarios por estos lares.
Toro Sentado, interesante personaje ya mítico en la historia americana. Creo que los colonizadores yanquis no se portaron bien con él. Yo también había leído por ahí que acabó de mala manera, asesinado.
Un saludo.

AZAHARA dijo...

Vaya... sabes? En las pelis yo siempre iba con los indios, jeje! Me encantan, pero nunca me he parado a leer sobre ellos y su historia.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Bienvenida.
Interesante el tema. Mi hermano era un fanático defensor de los indios, y por supuesto recuerdo muchas películas que vi.

Juan dijo...

Sería necesaria una buena historia del Oeste. Hoy, aún se tienen muchos prejuicios derivados de las falsedades de las películas o Westerns. Buena entrada.
Saludos.

Basurero Usurero dijo...

Buen blog, lo estaré siguiendo, muy muy interesante. Suerte.

jm dijo...

No tenía ni idea del triste final de Toro Sentado, pero supongo que era de esperar.

Salu2

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.