10 de mayo de 2009

Taj Mahal, una historia de amor

El Taj Mahal es un mausoleo construido por el emperador musulmán Sha Jahan en honor a su esposa preferida, Mumtaz Mahal, muerta al dar a luz. Taj Mahal significa “La Joya del Palacio”. Es la obra cumbre de la arquitectura mogol y está considerado entre los edificios más bellos del mundo, de ahí que haya sido elegido como una de las nuevas siete maravillas del mundo. El Taj Mahal fue construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra, India, a orillas del río Jumna. Combina elementos de arquitectura islámica, persa, india e incluso turca y se estima que su construcción ocupó a 20.000 hombres. Sha Jahan conoció a su amada Arjumand en un bazar donde ésta vendía cristales. Admirado por su belleza no fue capaz de dirigirle la palabra en un primer momento; perseguidos por los ejércitos de su padre, el Emperador, por culpa de esa relación, tras dos esposas y cinco años desde aquel primer encuentro, se unieron en matrimonio. Arjumand pasó a ser conocida como Mumtaz Mahal, “la elegida del palacio”. Durante años fueron una pareja enamorada, que vivían el uno por el otro; ella era su acompañante fiel en todas sus campañas; él la colmaba de regalos, de detalles, de flores, de diamantes. Tras la muerte del emperador Jehangir, Sha Jahan ocupó el trono. Dos años más tarde, en 1630, sobrevino la tragedia… En plena campaña militar en Burhanpur, al nuevo emperador le avisaron de que el 13º parto de su esposa se complicaba. Sha Jahan corría desesperado hacia su tienda, con el tiempo justo de cogerle la mano y darle su último adiós. El emperador ya no volvió a ser el mismo. Se recluyó en el Fuerte Rojo, en la orilla izquierda del rio Yamuna, y allí pasó, encerrado por su hijo, los últimos años de su vida, abandonando el Imperio en manos de sus sucesores. Frente al Fuerte, visible desde todas sus ventanas, y al otro lado del río, mandó construir el más impresionante Mausoleo que jamás mente humana pudiera concebir. Según una leyenda, la propia Mumtaz Mahal habría pedido a su esposo en su lecho de muerte que construyera un edificio que simbolizara su amor y que cumpliera estas cuatro promesas: -Que construyera su tumba; -Que se casara otra vez; -Que fuera bueno con sus hijos; -Que visitara su tumba cada año en el aniversario de su muerte. Los mejores constructores, los mejores obreros, las mejores joyas, las mejores piedras… todo era poco para el lugar de reposo de su amada; incluso, se desvió el Yamuna para que el Taj Mahal pudiera reflejarse en sus aguas. Como curiosidad, las puertas de plata originales han sido robadas, así como también las joyas que adornaban parte de la cámara central. El eco del edificio es capaz de sostener una nota musical durante 15 o más segundos. Y allí, tras dos décadas de construcción, en el 1648, fue enterrada su amada Mumtaz Mahal. Y allí, junto a ella, fue enterrado años después el propio emperador para que reposaran siempre juntos eternamente.

6 comentarios :

  1. Qué historia de amor más hermosa. A qué mujer no le gustaría ser tratada y venerada por su esposo, como en este caso.
    Y el mausoleo debe ser una pasada!! Quíen pudiera ir a visitarlo. Creo que ni con las fotos se puede hacer uno una aproximación exacta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ains qué bonito! Cómo me gustaría visitarlo! Qué maravilla.

    ResponderEliminar
  3. Bonito el edificio y bonita su historia, verdad? Aissssh, estas cosas ya no pasan...

    ResponderEliminar
  4. Accedo a tu blog desde Sublimaciones. En la tercera entrada al mío,
    http://callejadelahoguera.blogspot.com podrás encontrar el programa emitido este fin de semana por la emisora de televisión española "Cuatro", el programa de Iker Jiménez, "Cuarto Milenio", relativo al best-seller y a la película Ángeles y Demonios. Podrás comprobar cómo se destapa la realidad de un vaticano ocupado actualmente por ciertas capas ocultas de la masonería y, por otro lado, el enfrentamiento entre Iglesia y Ciencia. Espeluznante.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  5. Josealfonsomartinez, gracias por tu visita, pasaré por tu blog. Pero mejor no te digo lo que opino de los libros de Dan Brown. Y de Iker Jiménez ni te cuento...

    ResponderEliminar
  6. Holaa,
    Buscando información he llegado aquí...
    Solo decir que si todo sale bien, en 9 días estaré admirando esa joya justo delante de ella...
    Si de algo me alegra ir a la India, entre otras cosas en poder ver el Taj mahal.
    Pasare a contados a la vuelta.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.