18 de enero de 2009

El nacimiento de la metalurgia

El Neolítico fue una época económicamente importante, pues no solamente se llevó a cabo un proceso de sedentarización e integración con la Naturaleza, sino también por la aparición de la metalurgia. Anzuelos, agujas o las hojas de los cuchillos ya eran elaborados en esta época. El oro era más valorado como objeto de adorno, mientras que la utilización del cobre llevó a una profunda transformación que nos introdujo de lleno en la Edad del Cobre. La evolución natural en busca de un metal más duro y resistente fue la que llevó a estos hombres a alear metales, principalmente estaño, y entrar en la posterior Edad del Bronce. Fue esta especialización la que llevó a una economía mucho más avanzada. Se extendieron las tierras de cultivo, los pastos y la roturación de los suelos. La sedenterización y posteriomente la aparición de elementos metálicos de cultivo posibilitaron este importante avance. Mejoraron también las comunicaciones gracias a las ruedas con ejes metálicos; se modificaron los barcos al poderse utilizar clavos y material de agarre de un material más resistente, y, por supuesto, se elaboraron nuevas armas de guerra. La especialización hizo que el metalúrgico fuera considerado como un “señor del metal“, quien dominaba las técnicas necesarias para transformar esos metales. Tanta fue su importancia, que en algunas tribus los asimilaban en categoría al chamán o al sacerdote, y es que el avance de la propia tribu estaba muy ligado al trabajo que este “señor” del metal podía realizar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.