7 de febrero de 2009

Atila, el Azote de Dios

No se conoce mucho sobre los orígenes de Atila ni del pueblo huno. La teoría más extendida es que los hunos procedían de las estepas de Asia y pertenecían a la raza de los mongoles. Atila fue rey de los hunos desde el año 434 al 453. La mayor información sobre el rey huno nos llega del historiador de la época Prisco, quien afirma que "Atila era corto de estatura, de ancho pecho y cabeza grande; sus ojos eran pequeños, su barba fina y salpicada de canas; y tenía la nariz chata y la tez morena". Se hizo con el poder en el año 434 al suceder a su tío Rúa. Los ocho primeros años compartió el poder con su hermano Bleda pero en el año 442 el propio Atila mató a su hermano para ejercer el gobierno en solitario. Una de sus primeras iniciativas sería unificar las diversas tribus de hunos bajo su mando, momento en el que decidió avanzar hacia Europa. Todas las regiones del norte fueron ocupadas a excepción de la península Escandinava. El éxito de estas campañas motivó que Atila dirigiera sus pasos hacia occidente para invadir las Galias. La llegada de los hunos a las regiones del norte del Imperio Romano motivó la reacción del emperador Valentiniano III quien encargó al general Aecio la dirección de la resistencia. Aecio organizó a las tropas romanas, francas y visigodas para derrotar a Atila en la batalla de los Campos Cataláunicos (451). Al año siguiente Atila dirigió sus tropas hacia Italia, atacando la mayor parte de las ciudades hasta asentarse a las afueras de Roma. Valentiniano envió una embajada la jefe bárbaro encabezada por el papa León III que, según la tradición, fue suficiente para que Atila abandonara su empresa y regresara a Europa Central. Debido a ferocidad de sus ataques y al miedo que infundía, se ganó el sobrenombre de "el Azote de Dios", y se afirmaba que por donde pisaba su caballo no volvía a crecer la hierba. Pero por lo visto era un hombre humilde que vestía con sencillez y comía en vasija de madera. Según el mismo Prisco, Atila no sólo hablaba perfectamente el latín, sino que sabía escribirlo; además hablaba griego y otros idiomas, por lo que muy probablemente se trató de un hombre de gran cultura para los cánones de la época. Atila murió en extrañas circunstancias. Según Prisco, durante la noche de su última boda sufrió una fuerte hemorragia nasal que le llevó a la muerte. Otros historiadores, en cambio, afirman que fue su nueva esposa la que lo mató clavándole una daga. Después de su fallecimiento sus hijos se pelearon por el poder; la división entre hermanos dio lugar un año después a la derrota en la batalla de Nedao por una confederación de varios pueblos. El imperio huno se desintegró.
Mapa del dominio huno

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.